Fútbol

Una historia de llenazos, reventas y alguna taquilla embargada

F. J. M.CARTAGENA

Casi siempre que vino un grande de Primera a Cartagena hubo llenazo en el campo, primero en el Almarjal y después en el Cartagonova. Cuando vino el Athletic de Iríbar, Rojo y Ortundo en el 72, por ejemplo, el desaparecido estadio del Paseo Alfonso XIII se llenó hasta la bandera, se rebasó su aforo oficial colocando 4.000 sillas plegables y se recaudaron casi 4 millones de pesetas de la época gracias a los 15.000 espectadores que se dieron cita ese extraño lluvioso domingo de junio en el Almarjal.

En el 83, cuando llegó a la ciudad el Athletic bicampeón que entrenaba Javier Clemente, hubo incluso reventa y el campo se llenó con 12.000 personas en las gradas. Y en el 91, ya en el Cartagonova, la visita del Athletic congregó a 14.000 personas en el recinto de Benipila. Se rozó el lleno, como hace cuatro años contra el Barça de Puyol, Busquets, Fábregas y Pedro. 13.200 espectadores dejaron en las arcas del club más de 600.000 euros. Parte de ese dinero se lo llevó Hacienda, que tenía embargada a la entidad albinegra por los incumplimientos de su entonces presidente y dueño, Paco Gómez.

También hubo embargo en enero del 89, cuando el Cartagonova se llenó por segunda vez (ya lo había hecho un año antes en la inauguración contra el Burgos) para ver al Barça de Cruyff. Se estaba fraguando el 'Dream Team'. Parte de esa taquilla se la llevó el delantero murciano Amorós, quien había sido despedido el verano anterior tras cuatro años en el Efesé y a quien se le debía dinero. Por último, ante el Valladolid en el 90, hubo 8.000 personas.

Fotos

Vídeos