Efesé

El Hércules se olvida de Chavero, quien no obstante insiste en irse del Cartagena

Alejandro Chavero avanza con el balón en el partido ante el Rayo Majadahonda. / j. m. rodríguez / agm
Alejandro Chavero avanza con el balón en el partido ante el Rayo Majadahonda. / j. m. rodríguez / agm

El club alicantino descarta su fichaje porque no quiere pagar traspaso, pero el medio catalán no tiene «ninguna intención» de seguir en el Efesé

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El caso de Alejandro Chavero (Barcelona, 1984) dio ayer una nueva vuelta de tuerca, después de que el Hércules decidiera retirarse «definitivamente» de la puja. Los directivos del club alicantino llevan semanas chocando contra un muro y finalmente han tirado la toalla. Es, al menos, lo que aseguran en privado los dirigentes de la entidad del Rico Pérez, cansados de que Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis, presidente y director general del Cartagena respectivamente, exigieran una y otra vez el pago de 50.000 euros para darle la baja a Chavero y permitir que se comprometiera con el Hércules. Esta semana, la Cultural Leonesa dejó en la caja albinegra 35.000 euros para contratar al extremo Hugo Rodríguez, quien también tenía un año más de contrato con el Efesé y, al igual que Chavero, quería marcharse.

El caso de Chavero tiene sus peculiaridades, no obstante. Le queda un año de contrato y su cláusula de rescisión es de 200.000 euros. Todo el que lo quiera, debe abonar, al menos, el 25% de su cláusula. Y, de momento, no hay ningún club de Segunda B que se haya planteado hacer ese desembolso por un centrocampista que en febrero cumplirá 35 años. El Ejido e Ibiza vinieron con dinero fresco a por Chavero, pero se toparon con esos 50.000 euros que pedía el Cartagena. Y no los pagaron. Tampoco lo hará el Hércules, ahogado por una deuda global de más de 20 millones de euros. Parece que no lo hará, aunque nadie garantiza que esto haya terminado.

Que el Hércules se retire -en el Cartagena no se lo acaban de creer y sospechan que es una estrategia pactada con Chavero antes de la última intentona por ficharlo- no significa que el panorama mejore, ni que aumenten demasiado las opciones del Efesé de poder convencer al futbolista de que se quede. A Chavero, oficialmente de baja desde el jueves por unos fuertes dolores en la espalda, se le vio el viernes por Pinatar Arena acompañado de su hijo en el amistoso ante los saudíes del Al Fayha. Pero no tiene la cabeza puesta en el Efesé.

La oferta del Hércules rondaba los 100.000 euros anuales e incluía un empleo para su esposa

Gustavo Adolfo Munúa, entrenador blanquinegro, contó tras el partido del viernes que arrastra «una contractura en la espalda y hemos decidido pararlo. Él se entrega en cada entrenamiento y estoy contento con su actitud. Eso es lo importante» . No precisó cuándo volverá a los entrenamientos. Por su parte, Chavero no quiere hablar y en su entorno avanzaron que «cuando todo se solucione, él saldrá públicamente, lo explicará todo y la gente entenderá lo que ha pasado».

El fútbol, «secundario»

Su esposa, que está embarazada, y sus tres hijos (de 15, 11 y 10 años) residen en Villarreal. Y fuentes cercanas al futbolista catalán afirmaron que «no tiene ninguna intención» de seguir en el Cartagena y que la decisión de marcharse «está tomada» desde antes del 'playoff' de ascenso. Las causas son «estrictamente personales», ajenas al fútbol. Y «las revelará» el propio Chavero cuando todo se solucione, aunque en el Efesé están al corriente de que su prioridad es estar cerca de su familia durante esta temporada.

De hecho, en el Hércules incluso le ofrecían un empleo a su esposa, con el fin de que toda su familia trasladara este año su residencia a Alicante. Su sueldo rondaría los 100.000 euros. Esta tentadora oferta sigue en pie, pero el Hércules no va a pagar ni un céntimo en concepto de traspaso. Y ahí está el atranque. Porque en el Efesé repiten, por activa y por pasiva, que «no puede ser que el único perjudicado por esta situación acabe siendo el Cartagena» y que es «absolutamente imposible encontrar a un jugador como Chavero en el mercado», señaló el pasado viernes Sánchez Breis.

El problema es que para Chavero el fútbol ha pasado ahora a ser «secundario», según personas de su entorno. Tiene contrato aquí, pero no se va a quedar. De hecho, en círculos privados habría llegado a decir que está dispuesto a pasarse todo el año sin jugar, si finalmente el Cartagena lo retiene y no le da la baja. Veremos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos