Una felicidad incompleta

Álvaro González, Cristo, Aguilar y Jesús Álvaro abrazan a Míchel Zabaco tras el gol de la victoria.
Álvaro González, Cristo, Aguilar y Jesús Álvaro abrazan a Míchel Zabaco tras el gol de la victoria. / Antonio Gil / AGM

El Efesé suma su tercera victoria en cuatro partidos, sigue sin perder y es cuarto, aunque preocupa su fragilidad atrás y su falta de contundencia cuando va ganando

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Hoy es el primer lunes de septiembre y el Cartagena ya lleva diez goles marcados. Ese es el dato. La mayoría está aún en bañador, haciendo la mudanza con el morro torcido o resistiendo estoicamente cerca del mar. Volver a casa es lo último. Los más veteranos saben perfectamente que aún queda mucho calor por soportar en este recién saludado mes de septiembre, a menudo caliente, aburrido y descorazonador. Porque nadie quiere morder el polvo. Y a nadie le gusta volver a abrazar la rutina cuando se ha tenido todo: playa, chiringuito y abundante cerveza fresca. La combinación perfecta, sin duda. Pues bien, mientras el personal ha apurado agosto, a remojo, huyendo de los problemas cotidianos y buscando la paz que tan dificílmente se encuentra en la niebla de los días laborables, hasta ocho jugadores del Cartagena han celebrado ya un gol. Aketxe (2), Moussa (2), Cristo, Chavero, Hugo Rodríguez, Moisés, Jesús Álvaro y Míchel Zabaco. De récord.

El último, el anotado ayer por el central burgalés Míchel Zabaco cuando el partido agonizaba, sirve para que el Efesé suba hasta el tercer puesto, recupere un sitio en la zona de 'playoff' de ascenso en la que ha estado 40 de las 41 últimas semanas y se quede a tiro de piedra del primer puesto. El próximo sábado juega en el campo del líder, un UCAM que tiene dos puntos más que los albinegros.

Hubo colas antes del partido de ayer en las oficinas del club de aficionados que aprovecharon para comprar sus entradas para el duelo copero de este miércoles contra el Mirandés (Cartagonova, 21.00 horas). Los abonados pagan entre 5 y 10 euros.
FC Cartagena
Pau Torres; Óscar Ramírez, Alberto Aguilar, Míchel Zabaco, Jesús Álvaro; Sergio Jiménez, Poley (Cordero, minuto 55); Hugo Rodríguez (Álvaro González, minuto 74), Cristo, Chavero; y Moussa (Aketxe, minuto 59).
Melilla UD
Dani Barrio; Josu Ibarbia (Zelu, minuto 72), Odei, Richi, Jilmar; Nando (Boateng, minuto 62), Lolo Garrido; Rubén Martínez (Pedro Vázquez, minuto 72), Juanma Espinosa, Nacho Aznar; y Yacine.
Goles
1-0, Moussa (minuto 18). 2-1, Juanma Espinosa (minuto 84). 2-1, Míchel Zabaco (minuto 86).
Árbitro
Rives Leal (valenciano). Amarillas a los locales Poley, Cordero, Aketxe y Sergio Jiménez; y a los visitantes Josu Ibarbia y Yacine.
El estadio
Cartagonova. 5.620 espectadores.

Moussa marcó y Hugo chutó al palo en una primera parte con muy poco juego ofensivo Jesús Álvaro, Aketxe y Cristo fallaron ocasiones para sentenciar el partido tras el descansoAl gol de Espinosa le siguió el de Zabaco, el octavo jugador del Efesé que marca en este inicio

Un equipo de dos caras

Esto acaba de empezar y este Cartagena ya ha dejado claro que es más contundente que el del año pasado. Pero también es más frágil. Lo primero hay que celebrarlo. Y luego se puede entender por el sencillo hecho de que los atacantes que han venido tienen más gol que los que se fueron. Lo segundo hay que lamentarlo. Y después es difícil de explicar. ¿Por qué? Porque Belmonte y Breis han mantenido todo el bloque defensivo que funcionó de maravilla durante casi toda la pasada Liga, a excepción del meta Limones (porque no quiso el club) y del central Gonzalo Verdú (porque no quiso él). Lo que funciona, no se toca. Eso es. Y eso hicieron Belmonte y Breis.

Entonces, ¿por qué este Cartagena ha encajado ya 7 goles y ha estado a punto de arruinar su clasificación para la segunda ronda de la Copa del Rey y sus tres partidos de Liga? De hecho, el del pasado domingo en El Ejido lo echó a perder, por mucho que Moussa Camara rescatara un punto sobre la bocina y lograra que el Efesé siga aún invicto. La respuesta la deben encontrar en el vestuario. Y los técnicos están en ello. «Estamos en fase de corregir este problema», confesó ayer Alberto Monteagudo, entrenador del Cartagena, después del susto que le dio el Melilla, cuando se repitió la historia de los tres partidos anteriores y Juanma Espinosa, medio visitante, echó agua al vino a falta de seis minutos para el final de un partido que los albinegros tendrían que haber cerrado mucho antes.

Dulce estreno de Moussa

El caso es que el Efesé tuvo que volver a tirar de épica para amarrar tres puntos que le sirven para seguir en la zona noble. Los de Monteagudo fueron superiores al Melilla y debieron dejar sentenciado el partido mediado el segundo acto, con claras ocasiones de Jesús Álvaro, Cristo y Aketxe. Pero no lo hicieron, de nuevo vieron cómo el rival les empataba en una jugada aislada y otra vez, como ya pasó ante Recreativo y El Ejido en Liga y frente al UCAM en Copa, tuvieron que hacer un gol in extremis para evitar un disgusto.

El marcador lo abrió el guineano Moussa, titular junto a Poley y Aguilar para dar descanso a Aketxe, Álvaro González y Moisés pensando en el partido de Copa del Rey ante el Mirandés de pasado mañana. Josu Ibarbia, lateral del Melilla, cometió un error de juvenil en un envío inicialmente sin chicha de Óscar Ramírez, Hugo Rodríguez lo aprovechó y se metió en el área. El ex de La Hoya, Cádiz y Mérida centró y Moussa remachó a la red en el área pequeña. Es su segundo gol en la Liga. El Cartagena pudo hacer el segundo poco después. Hugo Rodríguez estrelló un derechazo en la madera tras una buena acción personal de Moussa. Fue la jugada más bella del primer acto, junto a una internada de Nacho Aznar que desbarató Pau Torres en el mano a mano final. Y al filo del descanso, Dani Barrio sacó de la escuadra un disparo de Cristo que se metía.

Empate y respuesta

En el segundo acto quiso meterse en el partido el Melilla, que lo intentó con un chut lejano de Jilmar y una jugada personal de Yacine a la que le faltó un buen remate. Sin embargo, las mejores ocasiones fueron de los locales. Jesús Álvaro disparó al poste tras una gran internada. Aketxe hizo un sombrero a Dani Barrio que se fue por muy poco. Y Cristo, solo delante del meta visitante, no quiso disparar y su pase a Álvaro González fue cortado casi bajo palos por Boateng.

Perdonó mucho el Efesé y casi lo paga perdiendo dos puntos. Zelu le ganó la partida a Jesús Álvaro al borde del área y sacó un centro al segundo palo que cazó Juanma Espinosa. Estaba solo y tuvo tiempo de controlar, pensar y definir con un estupendo derechazo que entró por la escuadra. Tras sacar de centro, Chavero y Aketxe forzaron un córner que botó Cristo. En el segundo palo remató Míchel Zabaco. El balón dio en un defensa y el burgalés, muy atento, cazó el rechace e hizo el gol que deja los tres puntos en casa. Hubo y hay felicidad, aunque aún no es completa. Ya saben cómo es septiembre. Démosle un poco de tiempo a este mes plomizo.

Fotos

Vídeos