El Extremadura le da una vida más al Cartagena

Josua Mejías se lamenta al finalizar el partido, con la afición del Cartagena al fondo./lof
Josua Mejías se lamenta al finalizar el partido, con la afición del Cartagena al fondo. / lof

Los azulgrana desperdician claras ocasiones para dejar sentenciada la eliminatoria en un flojísimo partido del Efesé, que necesita remontar un 1-0 para ascender

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Todo pudo terminar ayer en el Francisco de la Hera. Y afortunadamente nada ha terminado para un Efesé que afrontará este domingo uno de los partidos más importantes de su historia con la obligación de remontar el gol de desventaja que se trae de Almendralejo. Del mal, el menos. Porque se vino con un gol abajo cuando perfectamente podían haber sido tres o cuatro. Y tranquilamente el Extremadura pudo dejar ayer sentenciada la eliminatoria en su estadio, convertido en una caldera de fuego, sudor y sufrimiento. Por momentos, aquello recordó al infierno del 92 en el viejo Vivero de Badajoz. Con la notable diferencia de que aquella horrorosa tarde de hace 26 años a Luis Raudona le cayeron cinco. Y ayer Pau Torres solo tuvo que recoger la pelota de la red en una ocasión.

1 Extremadura UD

Manu García; Álex Díez, Pardo, Borja García, Aitor; Lomotey (Álex Barrera, 76'), Gio Zarfino; Kike Márquez (Airam Cabrera, 89'), Valverde, Jairo (Willy, 76'); y Gallego.

0 FC Cartagena

Pau Torres; Óscar Ramírez, Mejías, Moisés, Míchel Zabaco, Hugo; Chavero, Benito (Aguilar, 87'), Rubén Cruz (Kuki Zalazar, 58'), Gaspar (Ruibal, 58'); y Aketxe.

Goles:
1-0. Pardo (minuto 45+).
Árbitro:
Varón Aceitón (colegio balear). Amonestó al local Gallego; y a los visitantes Moisés y Óscar Ramírez.
Incidencias:
Estadio Francisco de la Hera. Lleno: 11.580 espectadores, unos 400 llegados de Cartagena. Debido a los 38 grados de temperatura y el fuerte calor, ambos equipos acordaron antes del partido dos parones de 120 segundos (uno en el minuto 25 y otro en el 70) para que los jugadores se acercaran al banquillo y bebieran agua. Así, el balear Varón Aceitón añadió seis minutos en cada periodo. Hubo quejas de la afición visitante por la poca visibilidad de parte del terreno de juego desde su ubicación.

Porque el conjunto de Juan Sabas se comió literalmente al de Monteagudo, una caricatura de sí mismo en la tórrida e insoportable tarde pacense. En nada se pareció el Efesé a ese equipo que fue a domicilio durante la Liga regular. No olvidemos que este mismo Cartagena logró terminar el curso siendo el mejor visitante de toda la Segunda B. Sin embargo, en este 'playoff' de ascenso se ha quedado sin marcar en sus tres salidas, perdió en Majadahonda (1-0), empató en Vigo (0-0) y cayó ayer con menos estrépito del que mereció (1-0). Y es que concedió demasiado a un rival que tal vez acabe lamentando dentro de siete días lo mucho que perdonó ayer ante la portería de un desnudísimo Pau Torres. O no...

Parece que fue hace un siglo cuando el cuadro albinegro daba bocados lejos de su estadio, aunque la realidad es que apenas han pasado un par de meses de aquello. Da lo mismo. Ahora no se puede mirar atrás y el lunes que viene, caiga la moneda para un lado o para el otro, será el momento de analizarlo todo, especialmente los motivos por los que este Cartagena del 'playoff' no se ha parecido mucho al de la Liga, sobre todo fuera de su campo. Habrá tiempo para todo.

Pardo anotó el único gol en el tercer minuto del tiempo añadido del primer tiempo. Aketxe remató al palo y marcó un tanto que fue anulado por un fuera de juego que no era

En estos siete días, sin embargo, solo debe haber margen para recuperar a un vestuario fundido, animar a una afición desencantada y estudiar la manera de meterle mano a un Extremadura crecidísimo en un partido -este ya sí- absolutamente terminal, que cerrará una quilométrica temporada, de más de once meses. Los jugadores del Cartagena, después de ver cómo la tierra se abría bajo sus pies hace tres semanas en el Cerro del Espino tras el autogol de Míchel Zabaco, han puesto mucho de su parte. Pero la verdad es que esas cabezas andan regular. Y esas piernas, ni andan. Toca resetear ya (definitivamente) o todo se irá al garete este domingo.

Asedio local

El inicio del encuentro de ayer fue un espejismo. A Hugo Rodríguez le cayó un balón suelto a los doce segundos y terminó jugada con un disparo que le salió demasiado alto. Un minuto después se fue con facilidad de Álex Díez y de haber centrado con más acierto posiblemente habría servido un gol en bandeja a Aketxe. Y al tercer minuto, una escaramuza de Gaspar por el otro costado desesperó a Sabas. Todo fueron fuegos de artificio, porque a partir del octavo minuto, en cuanto Jairo le ganó el primer duelo a un axfisiado Óscar Ramírez, el primer acto se convirtió en un monólogo local. Valverde casi marca dos goles en ocho minutos. Primero con un disparo mordido y después con un remate de cabeza tras un fallo tremendo de Josua Mejías, un juguete en manos del gigante Gallego.

El uruguayo Zarfino, crecido tras su doblete en Anduva, lo intentó en dos ocasiones con sendos zapatazos desde el borde del área. El primero lo blocó con seguridad Pau Torres y el segundo, mucho más violento, se lo quitó de encima con una buena mano arriba el meta catalán. El asedio era cada vez más evidente. Cuando no acertaban Gallego, Kike Márzquez o Valverde, directamente llegaba el regalo de los visitantes. El más evidente fue uno en el que Hugo Rodríguez despejó donde no se debe y posibilitó que Jairo fusilara a Pau Torres, quien sacó otra mano providencial.

Tanto buscó el gol el Extremadura que llegó su justa recompensa, en el tercero de los seis minutos de prolongación del primer acto. Definitivamente, el tiempo añadido se ha convertido en la peor pesadilla del Cartagena en este 'playoff'. Kike Márquez la puso al segundo palo, Moisés rompió el fuera de juego, Zabaco no siguió a Pardo y el central azulgrana remató picado. A Pau Torres se le dobló el guante en su único error de la tarde. Curiosamente el 1-0 llegó poco después de que el Efesé le diera un susto de órdago a la abnegada parroquia local. En un córner bien sacado por Hugo, Moisés remató con todo y Aketxe desvió la trayectoria para mandar el balón al poste.

Desconcierto y reacción

El inicio del segundo acto fue una película de terror para los visitantes, que salieron indemnes gracias a dos grandísimas paradas de Pau Torres. Dos regalos en el centro del campo, uno de Hugo y otro de Benito, posibilitaron que Gallego y Kike Márquez (con un rebote que Gallego mandó fuera de manera incomprensible) rozaran el segundo. También lo tuvo Jairo, que lanzó alto tras sentar a Óscar Ramírez, Aguilar y Moisés dentro del área. Eso fue después de que la entrada en el campo de Ruibal y Kuki Zalazar mejorara bastante a un Cartagena que marcó un gol legal. El asistente de Varón Aceitón se lo anuló a Aketxe por un fuera de juego que no era. Ruibal también acarició el 1-1.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos