El Efesé abre hueco tras su victoria más holgada

Chavero salta con un contrario, ayer en el Cartagonova./J. M. Rodríguez / AGM
Chavero salta con un contrario, ayer en el Cartagonova. / J. M. Rodríguez / AGM

Tumba a un buen El Ejido con goles de Chavero, Óscar Ramírez y Hugo Rodríguez, le mete cuatro puntos al segundo y acaricia el récord de Pato

FRANCISCO J. MOYACARTAGENA

Tiró el Cartagena de oficio y pegada para superar con holgura a El Ejido 2012 en un partido que tuvo mucha más historia de lo que dice su marcador final. Porque nunca estuvo cómodo del todo en el campo el equipo local, a excepción de los diez primeros minutos en los que atropelló a su rival para conseguir el 1-0, y el conjunto almeriense le quitó la pelota al líder durante buena parte del encuentro. Marcos Morales, con tres paradas soberbias que sirven para enfriar el debate sobre la portería tras la lesión de Pau Torres, mantuvo por delante a los suyos en un primer tiempo guadianesco. Sin embargo, el fútbol es tan caprichoso que al final ayer vimos el triunfo más amplio del Efesé en lo que llevamos de campeonato. Mereció ganar el equipo de Monteagudo, pero el 3-0 fue excesivo. No hubo tanta diferencia entre los dos equipos. No la hubo.

3 FC Cartagena

Marcos; Óscar Ramírez, Aguilar, Moisés, Jesús Álvaro; Sergio Jiménez, Chavero; Dani Abalo (Cordero, minuto 70), Cristo, Hugo Rodríguez; y Moussa (Aketxe, minuto 14) (Owusu, minuto 55)

0 El Ejido

Gianfranco; Emilio Cubo, Jean Calvé, Javi Hernández, Fermín Ruiz; Lolo González, Rodri (Javilillo, minuto 70); Carralero (Paquito, minuto 82), Velasco, Alfonso (Antonio Pino, minuto 70); y Samu Corral.

El detalle
El césped del Cartagonova presentó ayer un estado excelente. Pasado el susto del partido de hace un mes ante el Linense, la pradera del campo municipal volvió a ser una auténtica alfombra. El Cartagena además entrenará un par de veces por semana en su estadio a partir de ahora.
Goles
1-0, Chavero, de penalti (minuto 12). 2-0, Óscar Ramírez (minuto 51). 3-0, Hugo Rodríguez (minuto 88).
Árbitro
Alberola Rojas (manchego). Amarillas a los locales Marcos y Hugo Rodríguez; y al visitante Javi Hernández.
Incidencias
Estadio Cartagonova. Unos 6.000 espectadores. Llovió durante los últimos 25 minutos del partido.

Pero también sabemos que el fútbol es un juego que se alimenta de dinámicas y la que ahora atraviesa el Cartagena no puede ser más positiva. Son cinco victorias seguidas, con lo que el récord de Pato al inicio de la campaña 2012-13 (seis éxitos consecutivos con el técnico oriolano en el banquillo) puede ser igualado el próximo domingo en Melilla. Aquella será una película bien distinta, eso sí. Y ya sabemos por aquí que las películas que suele protagonizar el Cartagena en tierras norteafricanas suelen ser de terror. Está claro, no obstante, que si alguna vez tiene que ganar el Efesé en el Álvarez Claro melillense es ahora, metido de lleno en la mejor tendencia de resultados que se recuerda a orillas de Benipila en el último lustro.

Cinco de cinco. Se dice rápido. Pero en una categoría en la que un equipo cadavérico como el Lorca Deportiva gana con solvencia en el campo del nuevo rico, un Extremadura con músculo económico para pagar cláusulas de rescisión en Segunda B, queda claro que sumar de tres en tres durante cinco jornadas es casi una utopía. Segunda B, esa categoría de la que el Hércules, el Real Madrid Castilla o el Racing de Santander llevan años intentado escapar sin ningún éxito. Segunda B, donde el Mallorca pierde contra la Peña Deportiva de Santa Eulalia y el mundo sigue girando como si tal cosa.

Marcos salvó a los suyos en el primer tiempo con tres paradas magistrales, enfriando así el debate en la portería albinegraMoussa y Aketxe se lesionaron en un partido de dominio alterno, con llegadas en ambos lados Owusu debutó con poco acierto, aunque dio el pase de gol en el 3-0 y tuvo un mano a mano con el portero

Tiene buen ojo Alberto Monteagudo, denostado tras el catastrófico 1-4 ante el Betis Deportivo y poco aplaudido ahora, tras ser capaz de sacar un rédito estupendo a la resaca de aquel destrozo. Tal vez aquel meneo era lo que el Cartagena necesitaba para despertar y empezar a hacer camino como solo los equipos grandes lo hacen, triunfo a triunfo. Advirtió ayer el técnico manchego, tras las palmadas, los abrazos y los selfis, que una cosa es conseguir los mejores resultados del año y otra es hacer el mejor fútbol del año. Lo primero ya ha llegado. Lo segundo está por llegar. Porque ni en Lorca ni en Écija ni en Huelva ni ayer contra El Ejido estuvo especialmente brillante el Efesé. Al contrario, ha hecho partidos mucho mejores en la primera vuelta. Y en algunos no se quedó con los puntos.

El de ayer fue un encuentro más complicado de lo que dice el marcador final. Porque es necesario repetir que Marcos Morales estuvo sobresaliente en el primer tiempo salvando a los suyos con tres paradas espectaculares. En la primera, dejó en nada un terrible error de Sergio Jiménez, quien dejó solo a Samu Corral con un temerario pase hacia atrás en la salida de balón de los locales. Marcos se tiró como un gato a los pies del delantero visitante y le comió todo el espacio. Ter Stegen hubiera firmado esa parada muy de portero de balonmano, desde luego.

Especialmente bella fue la segunda parada con el pie del meta del Cartagena. Alfonso remató solo dentro del área chica, tras adelantarse a Óscar Ramírez. Y cuando el cancerbero del Efesé parecía ya superado estiró la pierna para evitar el gol de un modo tan plástico como eficaz. Y aún tuvo tiempo de sacar una mano muy poderosa junto al poste para impedir el gol de Alfonso, quien se sacó de la manga un zurdazo seco, colocado y a media altura que pudo ser gol. Ahí estaba Marcos.

El caso es que el dominio del balón y del juego fue alterno. No obstante, los de casa demostraron una pegada pocas veces vista con anterioridad en lo que llevamos de campeonato y firmaron su quinta victoria consecutiva. Un triunfo que le sirve además para consolidarse en el liderato gracias al inesperado marcador registrado en Almendralejo. Ya le saca cuatro puntos al Extremadura, que es segundo.

El Efesé entró mejor en el choque y a los doce minutos se adelantó. Moussa fue claramente derribado dentro del área, después de un bella triangulación entre Dani Abalo, Óscar Ramírez y un renacido Cristo Martín. El penalti lo anotó con maestría Chavero, a pesar de que el meta visitante, Gianfranco, se adelantó de la línea de un modo demasiado evidente.

Moussa, que había firmado diez estupendos minutos en su segunda aparición consecutiva como ariete titular, se lesionó en esa acción y tuvo que ser sustituido por Aketxe, quien apenas duró 40 minutos en el campo. Se resintió de sus molestias en el tobillo en la acción del 2-0 y tuvo que ser relevado en el 55 por el debutante Owusu.

Con el 1-0 se durmió el equipo local y Marcos tuvo que salvar a los suyos. No hubo remates de un mermado Aketxe y Dani Abalo tuvo más intención que acierto. Tras el descanso, Aguilar y Moisés se entendieron de maravilla y desde atrás hacia adelante fue creciendo lentamente el equipo de Monteagudo. Le vino de cine que en la primera jugada peligrosa del segundo periodo llegara el 2-0. Óscar Ramírez, con un potente y colocado derechazo raso, superó a Gianfranco. La asistencia vino desde la izquierda gracias a una buena jugada personal de Hugo Rodríguez.

Y el tercero llegó a dos minutos del final. Cordero, clave para que el equipo albinegro acabara muy cómodo, robó en una zona peligrosa y cedió a Chavero, quien prolongó para Owusu. El ghanés, que luego falló un mano a mano con Gianfranco, centró al segundo palo y Hugo Rodríguez, que llevaba un tiempo con calambres y sin poder correr, hizo el gol del cojo, para regocijo de una afición que disfrutó en el primer partido del año en el Cartagonova.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos