FC Cartagena

Un mar de dudas en agosto

El central Moisés García pelea en el suelo con un defensa del Granada B, bajo la mirada, al fondo, del brasileño Igor Paim, el pasado sábado. / j. m. rodríguez / agm
El central Moisés García pelea en el suelo con un defensa del Granada B, bajo la mirada, al fondo, del brasileño Igor Paim, el pasado sábado. / j. m. rodríguez / agm

La derrota del Efesé en su debut evidencia los problemas en defensa y la falta de un organizador

RUBÉN SERRANO CARTAGENA.

Hubo una parte del público que empezó a abandonar el estadio en el minuto 81, tan pronto como Víctor Morillo marcó el 1-3 para el Granada B. A la afición del Cartagena no le gustó el estreno liguero de su equipo. Es realmente pronto para juzgar, sacar conclusiones y lapidar en el mes de agosto, pero conviene repasar el mar de dudas que dejaron los chicos de Gustavo Adolfo Munúa en la primera jornada de Liga. Algunos defectos, de hecho, vienen de lejos y el Efesé debería corregirlos cuantos antes, de cara a empezar a enderezar el rumbo el fin de semana en Don Benito.

Lo que más preocupa de este nuevo Cartagena, con piezas nuevas y algunas consolidadas de otras temporadas, es la falta de contundencia en la retaguardia. Hay desconexiones importantes en la defensa que el equipo arrastra desde el día 1 de la pretemporada: si el Efesé quiere ascender a Segunda, será esencial que Munúa ponga a punto a sus zagueros y corte de raíz el problema que impide mantener la portería a cero. Para construir una plantilla ganadora, lo primero es hacerlo por los cimientos.

En ninguno de los siete partidos disputados hasta la fecha (los seis de pretemporada y el primero de Liga ante el Granada B), los porteros han logrado acabarlos sin encajar gol. Con los últimos tres de Ontiveros, Andrés García y Morillo, al Cartagena ya le han hecho 13 dianas. Es una cifra preocupante, desde luego, y que conviene mejorar a corto plazo. El pasado sábado se vieron desajustes y grandes vacíos atrás: en dos de los tres goles del filial nazarí, los contrarios remataron sin oposición, con cierta comodidad para preparar el disparo.

El equipo de Munúa marca pero encaja siempre: 13 goles en los 7 partidos disputados hasta la fecha

Sin brújula

Lógicamente, la falta de contundencia atrás, con Ayala en la grada, Orfila a medio gas y Moisés como único líder, obliga al equipo a tener una pegada descomunal para sacar adelante los partidos. Afortunadamente eso es algo que no han perdido los Aketxe y compañía: siempre se ha encajado, pero siempre se ha marcado al menos un gol. El delantero vasco, única referencia sin Rubén Cruz, lleva 6 en cuatro partidos y la mejor noticia es que no está solo para esta tarea. Fito Miranda fue el mejor futbolista en el estreno y, como enganche, volvió a deleitar con una exhibición de técnica y olfato: destacó y marcó las dos dianas del equipo. Que los jugadores de segunda línea sumen es vital para no depender siempre de Aketxe y Cruz.

Más allá de la puntería, la siguiente tarea pendiente es recuperar la identidad, el estilo de juego al toque y presión alta que sí se vio en amistosos como el del Granada. En aquellas citas todo funcionaba a la perfección y según lo previsto: los de Munúa dominaban los partidos, llevaban el protagonismo y no dejaban salir al rival con la pelota jugada desde atrás.

En el estreno liguero fue todo lo contrario. A remolque, frágil en defensa y sin una brújula clara en el centro el campo, hubo posesión y muy poco peligro, sobre todo en la primera parte. Las lagunas en el centro del campo evidenciaron la necesidad de que el dueño y presidente del club, Paco Belmonte, debe acudir al mercado en busca de un organizador capaz de hacer olvidar a Chavero. Cordero y Vitolo no están para esas faenas, y cargar todo el peso al joven Álvaro Queijeiro no parece la mejor opción. Menos ahora, que está lesionado y Adama se marchó cedido. A la espera de que la cesión de Julio Gracia sea oficial, lo normal es que el Cartagena busque a un organizador de garantías, capaz de llevar la batuta y orquestar el juego.

Según pudo saber ayer 'La Verdad', tanto Paco Belmonte como Manuel Sánchez Breis trabajan en la búsqueda de ese futbolista, que sería la guinda para una plantilla ya de por sí reforzada con hombres importantes como los de Elady y Vitolo. Aunque en el club son conscientes de que «no es fácil» encontrar un organizador 'top' a estas alturas, todos los esfuerzos se centran ahora en que Munúa pueda tener cerrada la plantilla lo antes posible. En este sentido, Belmonte y Breis valoran «todas las opciones» y no cierran la puerta a la llegada de más de un jugador antes del cierre del periodo de fichajes.

El fondo de armario

Lógicamente, en la actual plantilla hay asuntos que preocupan en la grada. El pasado sábado, Munúa se dejó uno de los tres cambios sin hacer: forzado a dejar fuera a Elady, al no llegar a tiempo el pase internacional de su exequipo, el KS Cracovia polaco, el uruguayo completó la convocatoria con Costa, Antonio López, Mariano, Carrillo, Juan Moreno, Igor Paim e Ismael. Carrillo, que en un principio jugaría en el filial de Tercera, sirvió para apagar el fuego con la lesión de Queijeiro, y el brasileño Paim dio más movilidad a la zona de ataque. Pero no había otra alternativa que convenciera al charrúa. La mejor noticia es que, pese a todo, el club ha superado el récord de abonados con casi 7.000 , y tiene margen para corregir los errores.

Vitolo viaja mañana y podría ser presentado el miércoles

El Cartagena vuelve a partir de las nueve y media de la mañana a los entrenamientos, en Pinatar Arena, de cara a preparar el partido del fin de semana en el campo del Don Benito. En la sesión, el entrenador Gustavo Adolfo Munúa no podrá contar con Víctor Javier Añino Bermúdez, Vitolo, el último fichaje anunciado hasta la fecha. El centrocampista tinerfeño, a punto de cumplir 35 años, tiene previsto viajar mañana a Cartagena, según indicaron fuentes del conjunto albinegro a 'La Verdad'. La idea inicial del Efesé es que pueda ser presentado a los medios de comunicación el miércoles. Viene de entrenar por su cuenta, tras desvincularse del Tenerife a principios de verano. En el club también recordaron que Sergio Ayala es «un gran profesional», y que Munúa decidió dejarlo fuera de la convocatoria porque no quería a dos centrales en el banquillo (ya estaba Antonio López).

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos