Fútbol | Copa del Rey

Un castigo aceptable en el Sánchez Pizjuán

Un castigo aceptable en el Sánchez Pizjuán

Ben Yedder sentenció en las dos primeras jugadas y el Sevilla permitió después algunas llegadas peligrosas de un Cartagena atrevido, que no encontró un gol del honor que sí mereció

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Era imposible salir con vida del Sánchez Pizjuán, donde no gana nadie desde hace un año, y desde el primer momento anoche se vio que el único objetivo posible para el Cartagena en su despedida de una edición de la Copa del Rey para el recuerdo era evitar una goleada demasiado abultada. Eduardo Berizzo, ausente ayer tras ser operado en la víspera del cáncer de próstata que padece, es el entrenador de Primera División que más en serio se ha tomado esta cuarta ronda copera, lo que al final no ha dado ni una sola opción a un Efesé que llegó sin resuello al partido de ida y casi sin efectivos al de vuelta. El Sevilla ha puesto a los mejores en los dos partidos, honrando al torneo, y ha sido una apisonadora, castigando sin piedad a su rival, que además ha tenido que jugar -por pura obligación- con suplentes durante los 180 minutos. El global de 7-0 lo dice todo. No hubo partido en la ida. Ni en la vuelta.

4 Sevilla FC

David Soria; Corchia, Mercado, Geis, Carole; Borja Lasso, Krohn-Dehli (Banega, 68'), Ganso; Navas, Ben Yedder (Correa, 45') y Nolito (Muriel, 61').

0 FC Cartagena

Marcos; Ceballos, Alberto Aguilar, Mejías, Morros; Sergio Jiménez, Chavero (Tote, 45'); Dani Abalo, Kuki Zalazar (Hugo, 61'), Óscar; Moussa (Aketxe, 68').

Goles
Ben Yedder (3'), Ben Yedder (5'), Ganso, (42'), Correa (66').
Árbitro
Hernñandez Hernández (Colegio de Las Palmas). Mostró tarjeta amarilla a Marcos Morales (83').

Ben Yedder, al que acusan de guadianesco en Sevilla, tenía prisa anoche por reivindicarse y en el segundo minuto adelantó al equipo de Nervión. El Cartagena quiso salir jugando desde atrás en el primer saque de puerta, pero al joven Óscar, interior del filial, le temblaron las piernas cuando Ganso se le acercó y regaló el balón al rival, con toda la zaga fuera de sitio. El ariete local tuvo tiempo para pensar dentro del área y mandó el balón donde Marcos no podía llegar. En la siguiente jugada, tras una cadena de errores en defensa de los visitantes, Ganso cazó un balón en fuera de juego y cedió para que Ben Yedder empujara el segundo, dentro del área chica. Cinco minutos y 2-0 en el Pizjuán. A un Cartagena de circunstancias se le hacía de noche en Sevilla.

Chavero y Zalazar aparecen

Menos mal que los de casa levantaron el pie, entendieron que el trabajo estaba hecho y empezaron a tomarse el encuentro como si de un entrenamiento se tratara. Entonces, Chavero y Kuki Zalazar tuvieron espacio para empezar a combinar y Moussa y Dani Abalo dieron un paso adelante, dejando algunos buenos detalles de un nivel que pocas veces han mostrado en la Liga y acercándose con peligro al área de David Soria. El vigués, el mejor del Cartagena en el Pizjuán, pudo marcar tras un excelente centro desde la izquierda de Morros, pero su testarazo se le fue al centro y lo blocó fácilmente el portero del Sevilla. Y luego no supo aprovechar un regalo de Jesús Navas, quien con un taconazo tan temerario como desafortunado regaló un pase de gol al jugador del Cartagena. No supo rematar el gallego. Mousa, con dos disparos lejanos, también lo intentó.

El Sevilla, andando, hizo el tercero. Nolito encontró sitio para percutir y tiempo para pensar. Centró al corazón del área y cazó la pelota el talentoso e indolente Ganso. Morros se fue al suelo al sentir el primer soplido del brasileño y Aguilar llegó tarde a tapar el disparo. La pelota dio en el central albinegro y despistó a Marcos. El meta del Cartagena había evitado antes que Nolito hiciera su gol saliendo rápido a sus pies. Borja Lasso, de cabeza, lo rozó. Y Corchia también había buscado el gol con una vaselina que se le fue alta.

Con el 3-0 al descanso era una posibilidad más que real que el segundo tiempo se convirtiera en un tostón infumable. Pero no fue así. Al contrario. Lo más interesante, al menos para el Cartagena, llegó en el primer cuarto de hora de la reanudación. El Efesé se lo creyó en esa fase del choque. Así, el guineano Moussa sacó tajada de un error de Geis para plantarse solo delante del meta David Soria, pero usó la zurda para batirlo y su defectuoso remate se le marchó fuera. Fue, sin duda, la más clara de la noche para el equipo de Monteagudo.

Hugo también perdona

Y casi tan clara como esa fue la siguiente oportunidad. Hugo Rodríguez, nada más saltar al césped, remató sin oposición tras un estupendo servicio de Dani Abalo desde la derecha. Pero David Soria hizo la parada de la noche y evitó el gol del honor del Efesé. Antes había sacado otra buena mano el cancerbero local para impedir que un zurdazo de Dani Abalo se convirtiera en el gol que el Cartagena buscó y mereció pero no encontró.

El cuarto de los locales llegó tras un error de Morros, que dio paso a una internada fulminante de Corchia. Su centro atrás lo recogió Correa, quien se deshizo de Aguilar con un simple control orientado y batió por abajo a Marcos. No se rindió el Cartagena y Aketxe y Hugo lo intentaron en un tramo final en el que pudieron llegar más goles, sobre todo en la portería visitante. Y es que los locales generaron buenas opciones de gol que no materializaron Navas o Ganso. Además, el meta del Efesé hizo una gran parada en un disparo de Borja Lasso y después Muriel falló a puerta vacía, tras tocar Aguilar antes que él un balón servido por Correa desde la derecha. De ese modo, acabó la aventura en la Copa del Rey de un Cartagena que no tuvo ninguna oportunidad de competir de tú a tú durante los 180 minutos de la eliminatoria contra un Sevilla muy superior.

Monteagudo, satisfecho

Tras el encuentro, el técnico albinegro, Alberto Monteagudo, se mostró satisfecho por el «buen trabajo y la actitud de mi equipo, que lo ha intentado y ha competido dignamente en todo momento». El manchego entiende que el trabajo de sus jugadores «fue más que suficiente para haber marcado algún gol, ya que tuvimos bastantes llegadas y alguna ocasión muy clara». Finalmente, señaló que «hemos intentado disfrutar del escenario, sabiendo que lo importante es la Liga».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos