Fútbol | 'Playoff' de ascenso

El Cartagena pierde la primera batalla por el ascenso con un gol en propia puerta en el minuto 96

Los jugadores del Majadahonda celebran la victoria ante los lamentos de los albinegros en el Cerro del Espino. /J. M. Rodríguez / AGM
Los jugadores del Majadahonda celebran la victoria ante los lamentos de los albinegros en el Cerro del Espino. / J. M. Rodríguez / AGM

El Efesé cae 1-0 en el Cerro del Espino y tendrá que superar dos eliminatorias más si quiere subir. Jugará el próximo fin de semana en Vigo, ante el Celta B

RUBÉN SERRANOMajadahonda

Si existe el destino, no cabe duda de que es muy cruel con el Cartagena. El conjunto albinegro ya tenía el ascenso, lo estaba tocando con la punta de los dedos, incluso la afición ya cantaba aquello de: «Que sí, joder, que vamos a ascender». Pero no. El sueño, que parecía real, se convirtió en pesadilla. Lágrimas. Silencio. Un silencio roto. Minuto 96. 60 segundos para el final. Juan Cruz cuelga un saque de banda al punto de penalti, a la desesperada. El balón sale peinado al segundo palo y Míchel Zabaco mete la cabeza, en un intento por enviarlo al saque de esquina que se introduce en la portería. Ni siquiera la estirada de Pau Torres evita el 1-0, que deja al Efesé con la miel en los labios. Eliminado. A los de Alberto Monteagudo, cuando se sobrepongan, les tocará superar una doble eliminatoria. La crueldad, hecha realidad.

1 Rayo Majadahonda

Basilio, Andújar (Jairo, 85), Juan Cruz, Óscar, Jorge, Vicente, Coto (Jeisson, 45), Ayoub, Dani Martínez (Pichín, 66), Carlitos y De Frutos.

0 FC Cartagena

Pau Torres, Jesús Álvaro, Moisés, Zabaco, Mejías, Hugo, Cordero, Chavero, Ruibal (Sergio Jiménez, 73), Aketxe (Moussa, 83) y Rubén Cruz (Owusu, 62).

GOL:
1-0 (Míchel Zabaco, en propia puerta, 95').
Árbitro:
Román Román (castellanoleonés). Amonestó a los locales Jorge, Juan Cruz y Pichín; y a los visitantes Aketxe, Cruz, Ruibal, Owusu, Cordero, Mejías, Jesús Álvaro. También expulsó a Sergio Jiménez.
Incidencias:
Cerro del Espino. 3.376 espectadores, de ellos 870 del Cartagena.

Había en juego un ascenso. A Segunda División, ni más ni menos. Esa tensión se mascaba en el ambiente y se trasladó al terreno del Cerro del Espino. Se notaba en cada balón dividido. Hubo mucha briega, mucha disputa y muchas interrupciones en un juego casi sin fluidez. Un partido romo, plano. Una partida de ajedrez donde cada movimiento, por mínimo que sea, cuenta.

Con ese panorama, al Cartagena le tocó remangarse de lo lindo, ponerse el mono de trabajo como nunca antes lo había hecho. La mañana ya se extravió antes del partido. Óscar Ramírez se lesionó en el calentamiento y Alberto Monteagudo, que había ensayado con una defensa de cinco, recurrió al plan B: Hugo Rodríguez se las tenía que apañar de lateral derecho, y a la vez proyectarse en ataque. Mucha faena que desempeñó con nota. Lo cierto es que el Efesé se ajustó bien a esa forma de partido. El Rayo Majadahonda, como era de esperar, salió a todo trapo hacia la portería de Pau Torres. Al equipo le gusta amasar la pelota y llevarla sana y salva, sin maltrato alguno, hasta el fondo de la portería. Y tiene jugadores para ello, como Coto, De Frutos, Dani Martínez y Jeisson. Quien más se dejó asomar, quien dio más guerra, fue el jovencísimo Jorge de Frutos, un diablillo escurridizo. Moisés, con mili en estos menesteres, se encargó de tenerlo todo bien atado. Y la verdad es que no hubo una ocasión clara para los majariegos.

El Cartagena aguantó las embestidas, y hasta pudo matar la eliminatoria con un remate de Rubén Cruz, que despejó el portero Basilio con las piernas. Lo cierto es que los chicos de Monteagudo se ajustaron muy bien al guion: la defensa cerró todos los huecos, Aketxe golpeó al poste de falta directa, Owusu dio la chipa en el momento necesario. Moussa desperdició un mano a mano contra Basilio: se enredó, hasta el punto de ni siquiera rematar. También pudo rematar la faena en una contra, cabalgada por Chavero, a la que no llegó el ariete por los pelos.

El árbitro añadió siete minutos. Todo el equipo se metió atrás, tal y como salio anteriormente a la perfección, pero en el minuto 96 todos el mal fario se juntó en el área para ese gol en propia. Cruel final. Tanto o más que el Cordobazo, el día del Vecindario y que incluso el gol de Pombo. Al Efesé le tocará pasar dos eliminatorias más si quiere ascender a Segunda.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos