Fútbol | Segunda B

Al Cartagena se le olvida el gol en Huelva

Santi Jara./LOF
Santi Jara. / LOF

Fue superior al líder y aguantó 35 minutos con uno menos en un partido en el que solo le faltó marcar

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Lo hizo todo bien el Cartagena –menos marcar un gol– en el Nuevo Colombino, histórico recinto del fútbol patrio que no merece un césped tan lamentable. El Decano no puede ofrecer esta imagen al resto del país. Cualquier otro sí. El Recreativo de Huelva, no. Por aquella tierra entró el fútbol en España y, aunque solo sea por decencia, nostalgia e historia, allí se tiene que poder jugar al fútbol. Y este domingo no se podía. Tan mal estaba el campo que ni siquiera el modestísimo Don Benito lo quisiera para el insufrible Vicente Sanz, convertido en otro patatal en el que el Efesé sufrió de lo lindo esta última semana en dos ocasiones, primero en Liga y luego en Copa del Rey. La siguiente salida para los de Gustavo Munúa será al Uva Monastrell de Jumilla, cuya hierba está para cualquier cosa menos para jugar al fútbol. El horror no se va todavía. Sigue aquí.

0 Recreativo de Huelva

Marc Martínez; Pina, Israel Puerto, Iván González, Pablo Andrade; Tropi, Marc Caballé (Segura, minuto 76), Fernando Llorente; Iago Díaz (Lolo Plá, minuto 16), Caye Quintana y Ródenas (Barroso, minuto 61).

0 FC Cartagena

Mario; Orfila, Moisés, Ayala, Jesús Álvaro; Vitolo, Cordero; Santi Jara, Elady (Óscar Ramírez, minuto 56), Julio Gracia (Juan Moreno, minuto 70); y Fito Miranda (Moyita, minuto 83).

Árbitro:
Sánchez Sánchez (extremeño). Expulsó al visitante Orfila en el minuto 55. Amarillas a los locales Pina y Lolo Plá; y a los visitantes Julio Gracia, Cordero y Moisés.
El estadio:
Nuevo Colombino. Unos 8.000 espectadores.

Con todo, el Cartagena hizo un notable partido en el campo del líder. Se adaptó perfectamente a las circunstancias y fue superando todos los contratiempos que fueron surgiendo antes y durante el partido. El primero fue la inesperada baja de Aketxe, quien sufrió un golpe en la cabeza en el entrenamiento del sábado y tuvo que quedarse en la grada, por precaución. Como Rubén Cruz cumplió su tercer y último partido de sanción, Munúa no tenía delanteros e improvisó con Fito Miranda. El catalán se dejó el alma e hizo un trabajo espléndido en el desgaste de los centrales y ofreciendo soluciones a sus compañeros, pero no remató ni una sola vez entre los tres palos. No es ariete. Y eso se notó.

Después, los de Munúa entendieron que el estado del césped no permitía demasiadas florituras y que la tarde exigía control (si el bote era medio normal) y pase. Nada más. Controlar la pelota y dársela al compañero que estuviera más cerca. Ese era el plan. Y la ejecución, con Vitolo y Cordero muy entonados en el doble pivote, fue más que correcta. Hubo aún así conducciones muy interesantes de Julio Gracia, quien firmó una actuación estupenda jugando en el perfil izquierdo.

Ya en la primera jugada tuvo que intervenir el meta local, Marc Martínez, para evitar el tanto del Efesé. Julio Gracia se fue de dos rivales y entró en el área. Su disparo fue taponado por Pablo Andrade, quien casi se marca en su propia portería en su intento de evitar el tiro de Julio Gracia. Poco después, el chico cedido por el Betis protagonizó una nueva arrancada y soltó un derechazo seco que se estampó en Israel Puerto.

Y hasta una tercera llegada visitante tuvo la firma de Julio Gracia. Elady, aún demasiado lejos de su mejor nivel, arrancó una contra desde campo propio que fue tomando cuerpo con el paso de los metros. Filtró un buen pase al joven centrocampista sevillano, quien recortó de maravilla pero resbaló cuando iba a fusilar al portero.

Después de estas aproximaciones, llegó la mejor ocasión de todo el partido. Orfila, incorporado al ataque, se sacó de la chistera una sorprendente volea que iba a la escuadra y que Marc Martínez envió a córner con una soberbia parada. A los diez minutos del segundo acto, el propio Orfila era expulsado en una jugada que, como mucho, era de amarilla. Pero no sufrió el Efesé ante un Recreativo incapaz de poner en aprietos a Mario ni una sola vez en todo el encuentro. Es más, con uno menos, Moyita y Jesús Álvaro dieron un par de sustos a Marc Martínez.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos