Fútbol | Copa del Rey

El Efesé da otro paso de gigante

Los jugadores del Efesé celebran uno de los tantos./Antonio Gil / AGM
Los jugadores del Efesé celebran uno de los tantos. / Antonio Gil / AGM

Tumba al Mirandés en un partido de mucho nivel y se queda a solo 90 minutos de la eliminatoria ante un grande de Primera

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Sigue instalada la felicidad a orillas de Benipila en este verano tardío. Y sobran los motivos. El Cartagena avanzó este miércoles hacia la tercera ronda de la Copa del Rey en un partido de mucho nivel (que perfectamente podría repetirse dentro de nueve meses en el 'playoff' de ascenso) que se decidió por detalles. El primero llegó en el minuto 29. Marcos voló para sacar una mano imposible y evitar el tanto de Yanis, un joven exterior formado en Lezama que hizo un partido sobresaliente. En la siguiente jugada, Álvaro González le tiró a Paris Adot una carrera imposible y se la ganó. Centró al punto de penalti y allí, totalmente solo, Cristo no perdonó. El segundo detalle que decidió el partido fue el del minuto 54. Moisés cortó con la mano una pared entre Camacho e Igor Martínez. El árbitro no la vio y de ahí arrancó una fantástica jugada persona del Chavero, quien anotó el 2-0 tras combinar con Cristo y superar con dos toques sutiles al meta Sergio Pérez en su desesperada salida.

2 FC Cartagena

Marcos; Óscar Ramírez, Moisés, Míchel Zabaco (Ceballos, minuto 46), Jesús Álvaro; Cordero, Poley (Adama, minuto 68); Álvaro González (Hugo Rodríguez, minuto 84), Chavero, Cristo; y Aketxe.

1 Mirandés

Sergio Pérez, Paris Adot, David Prieto, Melli, Kijera (Mario, minuto 15); Romero (Peláez, minuto 62), Rúper; Igor Martínez, Eloy Gila, Yanis; y Pito Camacho (Cervero, minuto 72).

Goles:
1-0, Cristo (minuto 30). 2-0, Chavero (minuto 54). 2-1, Yanis (minuto 60).
ÁRBITROS:
Yuste Querol (valenciano). Amarillas a los locales Marcos, Cordero y Adama; y a los visitantes Paris Adot, Rúper, Mario y Romero.
INCIDENCIAS:
Cartagonova. 5.900 espectadores.

La primera mitad fue igualadísima. Álvaro González, que tiene embelesada a la grada por sus carreras y su entrega, se quedó solo ante el portero a los dos minutos. Pero en el mano a mano ganó Sergio Pérez. Se lesionó Kijera al cuarto de hora y el ex del Cartagena, que pasó inadvertido en su regreso, dejó su sitio al lateral Mario, quien dio el primer aviso de los visitantes con un trallazo que se fue cerca del poste defendido por Marcos.

Tras el 1-0, obra de Cristo y mérito de Álvaro González, el Mirandés se revolvió como solo los equipos grandes hacen. Sacó su colmillo y metió a los locales en su parcela. Pito Camacho, a la media vuelta, y el peligroso Yanis (frenado in extremis por Óscar Ramírez) pudieron igualar antes del asueto. La sensación al descanso era que el partido estaba muy abierto y que pasaría la eliminatoria el único equipo que no cometiera un error.

Entró mejor en el partido el Efesé tras la reanudación. Y Chavero levantó al Cartagonova de sus asientos con un gol de bandera, en el que contó con la colaboración necesaria de un acertadísimo Cristo. Con 2-0, todo parecía muy encarrilado. Solo parecía. Porque el Mirandés volvió a responder a base de dentelladas y el Cartagena evidenció de nuevo que todavía no está capacitado para dejar su portería a cero. ¿Por qué? Aún no lo sabemos. Pero no lo está.

Chavero y Moisés no supieron frenar a tiempo una incursión de Igor Martínez por la izquierda tras un pérdida más que evitable en el balcón del área. El centro atrás del exterior visitante lo recogió Yanis, quien estaba solo y tuvo tiempo de pensar cómo disparar para batir a Marcos. Y lo batió. Quedaba media hora y todo volvía a apretarse. Tocaba sufrir.

Chavero celebra su gol, que le dio la victoria al Cartagena.
Chavero celebra su gol, que le dio la victoria al Cartagena. / Antonio Gil / AGM

En esta ocasión, los de Monteagudo tiraron de veteranía, concentración y oficio para firmar unos últimos 30 minutos muy completos. Hicieron lo que tenían que hacer. Juntarse, defender, no conceder nada al rival y dar algún susto de vez en cuando al portero del Mirandés. El más gordo se lo dio Poley, tras una sensacional jugada de Jesús Álvaro por la izquierda. El remate del medio jerezano lo envió a córner Sergio Pérez. Y en ese saque de esquina, Aketxe falló una grandiosa ocasión. Estaba solo en el segundo palo y envió fuera un balón que parecía gol.

El único susto lo dio Yanis, a tres minutos del final, en una jugada en la que dejó sentado a Jesús Álvaro y se metió dentro del área para fusilar a Marcos. Apareció la bota salvadora de Ceballos, quien sustituyó en el descanso a Zabaco (mareado tras un golpe en la cabeza) e hizo un segundo tiempo notable. Abrochó la clasificación el Cartagena en un tiempo añadido que transcurrió en una esquina, con Cristo caracoleando y dejando pasar el tiempo sin que los defensas del Mirandés pudieran sacar el balón de ahí. El final fue precioso. La grada celebró por todo lo alto el pase a la tercera ronda y después ovacionó a Limones, suplente este miércoles y quien se despidió de su gente saludando desde el césped. El sueño de enfrentarse a un grande ya solo está a 90 minutos.

Fotos

Vídeos