Fútbol | Copa del Rey

Rubén Cruz pone fin a la agonía

Celebración del gol del FC Cartagena./LOF
Celebración del gol del FC Cartagena. / LOF

Un gol del utrerano tumba a un peleón Don Benito y le da el pase al Efesé a la segunda ronda de Copa, el día 12 contra el Logroñés

RUBÉN SERRANOCartagena

Fue un gol horrible. Feísimo. Probablemente el peor que ha marcado Rubén Cruz en su carrera deportiva. En un lío de piernas en el área pequeña, el utrerano metió la puntera para introducir la pelota al fondo de la portería del estropeado césped del estadio Vicente Sanz. No se podía pedir más en un campo así. El ariete, sancionado con tres partidos de Liga por su expulsión en el último partido de la temporada pasada, el del ascenso contra el Extremadura, reapareció la noche del miércoles en la Copa del Rey para poner fin a la agonía en Don Benito; cinco días de concentración en tierras extremeñas, lejos de sus familias, pero con un final feliz. Es la primera sonrisa que se lleva el Efesé en este recién estrenado curso, que no empezó con buen pie en Liga pero que puede suponer un nuevo comienzo a partir de ahora. Hubo que sufrir de lo lindo, eso sí, aunque eso no es noticia para un club acostumbrado siempre a saborear el lado más amargo del fútbol. El Don Benito apretó de lo lindo en el tramo final del encuentro, bajo la luz tenue de los focos, aunque entre la defensa y el portero João Costa lograron que el arreón no fuera a más. El Efesé se lleva el pase a la siguiente ronda, el día 12, en el Cartagonova, contra el Logroñés, y el bolsillo lleno: 40.000 euros de recompensa por pasar la eliminatoria. Eso siempre es un alivio para cualquier equipo de Segunda B, desde luego.

0 Don Benito

Sebas Gil; Ordóñez (Agudo, 72'), Ismael Heredia, Mario Gómez, Álex Herrera; Mamau, José Manuel; Adri (Pablito, 80'), Pepe Bernal, Pozo (Paquito, 58'); Karim.

1 FC Cartagena

João Costa; Ramírez, Antonio López (Moisés, 71'), Sergio Ayala, Orfila; Moreira, Cordero (Vitolo, 45'); Elady (Aketxe, 58'), Carrillo, Julio Gracia; Rubén Cruz.

Goles:
0-1, Rubén Cruz (66').
Árbitro:
Peña Varela (andaluz). Amarilla al visitante Isaac Aketxe.
Incidencias:
Estadio Municipal Vicente Sanz. Unos 1.000 espectadores en las gradas. Estado del césped muy irregular y con una iluminación escasa.

No fue una noche cualquiera en el estadio Vicente Sanz, está claro. El Don Benito es un club sencillo, austero, con uno de los presupuestos más bajos de la categoría y que solo ha pisado la Segunda B en cuatro ocasiones. Algunos de sus futbolistas, de hecho, son pluriempleados. Por todo eso, recibir la visita de un peso pesado como el Cartagena, atrapado en la tercera categoría del fútbol español por séptimo curso consecutivo, era un motivo de alegría. No es habitual vivir encuentros de este tallaje en esas tierras. Tal vez por eso los jabatos de Juan García salieron arrugados, limitados ante un Efesé que empezó con la sexta marcha y rumbo fijo a la portería defendida por Sebas Gil.

Gustavo Adolfo Munúa no estaba dispuesto a renunciar al fútbol combinativo, pese a que el césped no invitaba a ello. Lo pudo comprobar el pasado domingo, en el partido de Liga, que aquello es un campo de minas y la iluminación de los focos es más que cuestionable. No obstante, apostó fuerte por ese estilo y puso a sus muchachos a amasar la pelota por los costados de Ramírez y Orfila, estrenado en el lateral izquierdo. También lo hicieron los centrales Sergio Ayala y Antonio López. Este último, de hecho, dio el susto de la noche: se desplomó en el minuto 71 y tuvo que ser sustituido por Moisés. El ex del Lorca FC sufrió un desfallecimiento, abandonó el terreno de juego en camilla pero pudo subirse con el resto de sus compañeros al autobús con total normalidad.

Karim, sin suerte

Al margen del percance, lo cierto es que los albinegros pasaron la primera parte en el campo rival, sumando puntos a la posesión y removiendo la zona de tres cuartos con Jesús Carrillo, Julio Gracia y Elady como principales agitadores. Entre ese tridente y el reaparecido Rubén Cruz, lograron atravesar el muro local y pisar el área de Sebas Gil. El ariete utrerano quería ser el protagonista y antes de convertir la diana del triunfo ya dispuso de un par de remates, muy mansos y sin maldad, eso sí. Uno de ellos pegó en el lateral de la red, cuando corría el minuto 20.

Lo del Don Benito fue un quiero y no puedo, eso es así. Limitados a los envíos largos, el atacante Karim no pudo ni rozarlos; Antonio López y Sergio Ayala mantuvieron a raya al ghanés, sin suerte. También hizo de muro de contención el recién llegado Rui Moreira, en el doble pivote. Sí que lo intentó Adri por la izquierda, primero con un par de centros y luego en un mano a mano con Ramírez que acabó en saque de puerta. El portugués João Costa tan solo apareció pasada la media hora de juego, para blocar un disparo blando de Pozo, que quiso probar algo distinto desde la distancia.

Pero todo el discurso del partido cambió en el segunda parte. El Don Benito se subió a la chepa del Efesé, en el minuto 58 y a raíz de la entrada de Paquito, verdadero protagonista de la revolución del encuentro. El almeriense, de 20 años, obligó a los Ayala, Moisés y compañía a remangarse. De sus botas nació una batería de centros al punto de penalti, y convirtió a Karim en un verdadero incordio para la retaguardia albinegra. Los locales no dejaron de intentarlo hasta el final. Más aún cuando Rubén Cruz metió la punta de su bota en un córner sacado por Julio Gracia. De la nada sacó oro puro para el Efesé.

Los de Munúa, con Fito Miranda, Jesús Álvaro, Moyita y Paim fuera de la convocatoria, aguantaron las embestidas locales hasta el pitido final. De nada sirvieron los centros de Paquito, la entrada del delantero Agudo y los disparos intencionados de Pepe Bernal desde la frontal del área. El choque pudo morir en algún contragolpe albinegro, con varios galopes de Carrillo y Aketxe.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos