Fútbol | FC Cartagena

El 'déjà vu' de los héroes de Alcoy

Samuel se abraza con Carmona, Txiqui y Viyuela tras marcar el 2-1 en el Cartagonova, en la ida disputada el 17 de mayo de 2009 en el Cartagonova, contra el Alcoyano./P. SÁNCHEZ / AGM
Samuel se abraza con Carmona, Txiqui y Viyuela tras marcar el 2-1 en el Cartagonova, en la ida disputada el 17 de mayo de 2009 en el Cartagonova, contra el Alcoyano. / P. SÁNCHEZ / AGM

Tres jugadores del ascenso de 2009 recuerdan las similitudes de aquel equipo con el de Monteagudo y dan las claves para afrontar la vuelta. Mariano Sánchez, Txiqui y Samuel Bayón también llegaron a El Collao con un 2-1 a favor en la ida y piden «tranquilidad» en el Cerro del Espino: «No será fácil»

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Carlos Carmona mima la pelota. La frota una y mil veces con sus manos, y la coloca con delicadeza en el saque de esquina. La golpea suave, bombeada al punto de penalti, y allí emerge Héctor Yuste para meter la cabeza. Maestro, que no se espera el testarazo, no reacciona a tiempo. Son las siete y cuarto de la tarde del 17 de mayo de 2009 y el Cartagena se acaba de poner por delante en el marcador. 1-0 ante el poderoso Alcoyano de José Bordalás, todo un hueso que no lo pone fácil: Rubén se tiene que vestir de héroe para salvar los muebles, ante las continuas embestidas visitantes. Pero al borde del descanso Fernando Martín pone el empate, con una falta impecable a la que no llega el portero gallego pese a la estirada. Afortunadamente, Samuel Bayón, el último en llegar al equipo, soltó un cañonazo cruzado tras el asueto. 2-1 y todo por decidir en la vuelta, en la olla a presión de El Collao.

Nueve años después, el Cartagena de Alberto Monteagudo se encuentra en una situación idéntica a la de los chicos de Paco Jémez. El Efesé se jugará el ascenso este domingo (en el Cerro del Espino, a las 12 horas) con un resultado idéntico al de entonces en la ida: un 2-1 ante el Rayo Majadahonda. El gol de Rubén Cruz también fue de cabeza, como el de Héctor Yuste; Coto, como Fernando Martín, enganchó por la escuadra una falta directa al borde del descanso para empatar; Pau Torres paró lo imparable frente a De Frutos, Carlitos y Jeisson, imitando las actuaciones de Rubén frente a Linares y Tonino, todo un 'cuchillo' por la banda.

El estruendo de la grada también fue similar: un calor insoportable, más de 12.000 espectadores y un ambiente de gala antes, durante y después del partido. Cuando el andaluz Guzmán Mansilla pitó el final del encuentro, a los héroes de Alcoy se les vino a la cabeza aquella ida contra el Alcoyano. Fue un 'déjà vu', una conexión automática con el presente, como si esa alegría de los Rubén Cruz, Aketxe, Owusu y compañía ya la hubieran vivido. La vivieron. En un mismo ambiente. Con un mismo resultado. En el mismo lugar. Pero nueve años atrás. Por eso, 'La Verdad' ha querido revivir esos momentos con tres de sus protagonistas, tres pesos pesados y héroes de Alcoy que saben lo que es jugarse un ascenso a Segunda con 2-1 en la ida: Mariano Sánchez (314 partidos), Txiqui (114) y el catalán Samuel Bayón, que con su gol dio ventaja al Cartagena para ir a El Collao.

«Partidos así son únicos en la vida de un futbolista; fuera de casa el equipo es muy fiable» Mariano Sánchez

Mariano Sánchez 2005-2014. «Todo esto me recuerda al ascenso de Alcoy»

Quien bien lo recuerda es el eterno capitán del Cartagena: el pinatarense Mariano Sánchez. Ese partido de ida contra el Alcoyano, como cualquier otra cita, defendió el centro del campo con uñas y dientes. El del pasado sábado en el Cartagonova le pilló fuera. «Fui siguiendo el partido por el móvil y lo primero que pensé fue: 'Madre mía, ¡si esto ya lo he vivido yo! Me recordó a nuestro ascenso. El mismo resultado, el mismo final e incluso por momentos el mismo sufrimiento», recuerda.

«En la ida se dio un paso muy importante; el Cartagena se merece estar en Segunda» Txiqui

«Yo lo único que deseo es que no les toque sufrir tanto como a nosotros en la vuelta», cuando el Alcoyano puso contra las cuerdas al Efesé, él jugó lesionado y Carlos Carmona apareció en el minuto 91 para robarle la pelota a Fernando Martín y servirle en bandeja el tanto de la gloria a Juan Pablo (2-2). «Si para subir, el Cartagena tiene sufrir, no quedará otra. En el fútbol no hay nada fácil», reconoce Mariano.

«Estos días previos, la rutina tiene que ser la misma; hay que salir a divertirse y a disfrutar» Samuel Bayón

Para él, el 2-1 obtenido por los futbolistas de Alberto Monteagudo le parece el idóneo. «Creo que es el mejor. Como el Majadahonda ha marcado un gol, eso al menos te obliga a salir allí [al Cerro del Espino] a no especular y a buscar la portería. El equipo lleva una trayectoria fuera de casa muy fiable, y en el Cartagonova últimamente se han quitado esa inseguridad de encima. Confío en el vestuario que hay y sé que el domingo darán el do de pecho. Es una ocasión única en la vida de un futbolista, y lo importante es que los jugadores crean y sientan lo que eso puede suponer. Tienen una fuerza brutal y la mayoría ya tienen experiencia en el fútbol profesional».

Txiqui 2008-2012. «Lo de ahora es un calco a nuestra temporada»

Cristian Urbistondo, Txiqui, tiene 38 años y todavía sigue en activo. Ahora mismo tiene entre ceja y ceja remontar la eliminatoria de ascenso a Segunda B, con el Mar Menor. El domingo perdieron en Tarrasa (1-0) y deben darle la vuelta a la eliminatoria en El Pitín. Es un fijo con Paco García. Con el Efesé vivió los mejores años de su carrera: 114 partidos distribuidos en el año del ascenso y los tres siguientes en Segunda.

El partido contra el Majadahonda lo vio en el autobús, de camino a Tarrasa, y le vinieron los recuerdos a la cabeza. «Entrenamos en La Manga y nos concentramos unos días antes. Dimos un paso importantísimo, que es el que se ha dado ahora con el Majadahonda, y espero que lo vuelvan a repetir. Creo que lo van a conseguir. Aquel ascenso fue muy bonito de vivir, lo recuerdo con mucho cariño. El Cartagena se merece estar en Segunda», sostiene.

«Este Efesé me recuerda mucho a lo que vivimos nosotros. Les está pasando lo mismo, con el resultado y las sensaciones. Es un calco, es todo casi de la misma forma. Eso es buena señal. Esos días previos siempre los vives con nervios, con muchas ganas de que llegue para alcanzar el objetivo. Es inevitable: buscas el ascenso todo el año y tienes ganas de que empiece, de competir», relata.

Samuel Bayón 2009. «El club hace una apuesta fuerte por subir»

Samuel Bayón también ve «muchas similitudes» de este Cartagena con el del ascenso en Alcoy, por «el nivel ofensivo» de las plantillas de Jémez y Monteagudo y «el estilo de juego» al toque. Él, natural de Vilasar de Mar (Barcelona), vino en el mercado de invierno de 2009 para ayudar al Efesé a ascender, procedente del Alavés. Jugó diez partidos y un tiro cruzado suyo puso el definitivo 2-1 en la eliminatoria de ida contra el Alcoyano. «Ese gol no lo marqué yo, sino toda la plantilla y toda la afición, que no dejó de animarnos. Colaboró todo el mundo», dice.

«Vi al equipo de Monteagudo e hizo un auténtico partidazo. Esperemos que en el Cerro del Espino no sea tan sufrido como el nuestro en Alcoy. Cuanto más tranquilo sea, mejor». Para él, que ha pasado por esta semana de «nervios», lo conveniente es que los futbolistas no se relajen. «No hay que variar nada en el día a día. La rutina tiene que ser la misma. Si les apetece tomar un café por la noche, por ejemplo, que se lo tomen sin más. Hay que entrenar igual, y con la conciencia tranquila de que tienes al alcance de la mano todo el trabajo de un año. Hay que salir al campo a divertirse, a disfrutar. Así saldrá todo bien», recomienda.

«Los dirigentes del club están haciendo una apuesta muy fuerte por el proyecto. En nuestro caso, nos vino bien tener a Paco Jémez. Él nos transmitía tranquilidad. Nos dijo que teníamos en nuestras manos no solo subir, sino formar parte de la historia del club, ser recordados pasados muchos años. Y así fue. Aún hoy en día recibo mensajes, y puedes pasear por la ciudad y que te reconozcan. Vivimos la semana previa con normalidad, en un ambiente distentido y con buen humor», asegura Bayón, que ahora tiene 35 años y juega en el Gramanet, de la tercera catalana. Antes también estuvo, entre otros equipos, en el Michalovce eslovaco y en el Palazzolo, de la cuarta categoría italiana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos