Dani Ábalo robustece el ataque

Dani Ábalo avanza con la pelota en un partido con el Alavés en Mendizorroza./El Correo
Dani Ábalo avanza con la pelota en un partido con el Alavés en Mendizorroza. / El Correo

Tiene 29 años, destacó en el Celta, viene del Korona Kielce polaco y es extremo diestro, aunque también puede jugar de mediapunta o de falso '9'

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Perdidos Gorka Santamaría (fichado por el Recreativo) y Owusu (cedido finalmente por el Leganés al Oviedo), el Cartagena se lanzó al mercado internacional en busca de alguna ganga de última hora y Paco Belmonte, su dueño y director deportivo, tuvo suerte. Se encontró con Dani Ábalo, un contrastado extremo gallego que llevaba varios años en el fútbol extranjero y estaba como loco por regresar a España. Sin ofertas de Segunda A, la atractiva propuesta del Efesé le convenció, ayer se cerró el fichaje y hoy tomará un vuelo desde Polonia para estar pasado mañana en el Cartagonova viendo el duelo ante el Melilla y empezar a entrenarse el lunes con sus nuevos compañeros.

Dani Ábalo es un extremo diestro de 29 años que también puede jugar de mediapunta y como falso '9'. El futbolista llega procedente del Korona Kielce polaco y reforzará la línea ofensiva del Efesé que parece cerrada, aunque aún podría venir un ariete menor de 23 años para competir con Issac Aketxe y Moussa Camara. En este sentido, Belmonte sigue rastreando el mercado, tanto nacional como internacional, y durante el día de hoy podría llegar algún joven delantero cedido de un club de superior categoría. Esta noche se cierra el plazo para inscribir jugadores y el Efesé también quiere incorporar a un central menor de 23 años.

Nombre
Dani Ábalo. Nació en Villagarcía de Arosa (Pontevedra) y tiene 29 años.
Posición
Extremo diestro que puede jugar por las dos bandas y además se desenvuelve bien como mediapunta y como falso '9'.
Trayectoria
Celta de Vigo (2005-13, con cesiones a Beira Mar y Nástic de Tarragona), Ludogorets (13-15), Sivasspor (15-16), Alavés (16) y Korona Kielce (16-17).

Hablar de Dani Ábalo es hacerlo del Celta de Vigo. Allí se formó, progresó y fue escalando categorías hasta llegar al primer equipo. En el club vigués jugó en Segunda B, Segunda y Primera. Tras una vida ligada a Balaídos, en el año 2013 se desvinculó definitivamente del conjunto celeste, después de un par de cesiones al Nástic de Tarragona y al Beira-Mar portugués.

Bulgaria, Turquía y Polonia

En los últimos años, disputó la Champions League con el Ludogorets búlgaro, pasó por el Alavés (donde coincidió con el meta Pau Torres y ascendió a Primera con una discreta participación de 192 minutos repartidos en 7 encuentros) y, finalmente, ha jugado en la liga polaca con el Korona Kielce. Dani Ábalo destaca por su polivalencia en el frente de ataque. «He jugado en las tres posiciones de la mediapunta, como delantero e incluso de mediocentro en Portugal seis meses. Creo que eso me ha ayudado a entender mejor el juego y ahora soy más jugador», explicó en una reciente entrevista. Quería salir del Korona Kielce, donde solo jugó los primeros 11 minutos de esta temporada. El pasado 17 de julio, en la primera jornada de la Liga polaca ante el Zaglebie Lubin, pidió el cambio debido a una lesión en la clavícula. Está totalmente recuperado y durante las dos últimas semanas ha estado entrenándose junto a sus compañeros. El año pasado, en el Korona Kielce, disputó 21 partidos y marcó 2 goles.

Durante toda su carrera ha destacado por su velocidad y desborde desde la banda derecha, aunque en Polonia ha jugado bastante por la izquierda, a pierna cambiada. Es un futbolista experimentado que entre 2007 y 2011 jugó más de 100 partidos en el fútbol profesional con el Celta. Estuvo cedido en el Nástic de Tarragona y después en el Beira Mar portugués. Se fue al Ludogorets búlgaro, donde triunfó. Allí anotó 20 goles en dos temporadas exitosas donde ganó Liga y Copa y disputó competiciones europeas.

De hecho, él marcó el primer tanto en la historia del Ludogorets en la Champions League, en un choque disputado ante el Liverpool en Anfield. Ese buen nivel le llevó al Sivasspor, de la Primera turca. En el país otomano solo fue tres veces titular y acumuló un total de 323 minutos de juego. Por eso se fue al Alavés, donde Pepe Bordalás no le dio mucha bola. Y de allí, a Polonia.

Más

Fotos

Vídeos