Con el corazón albinegro y con la cabeza

Los aficionados recogen sus entradas. / Antonio Gil / AGM

Los aficionados y peñistas del Cartagena creen que el equipo puede estar en la tercera ronda y llenan el cuarto autobús con destino a Barcelona. Los más jóvenes, con muchos kilómetros en la mochila, confían en que el espíritu de Alcoy y de las grandes tardes esté en el Mini el sábado

MAITE FERNÁNDEZCARTAGENA

Con mucho corazón y con cabeza. Podría ser la receta ideal para que los futbolistas del Cartagena remonten el adverso resultado de la ida y se metan en la final del 'playoff' para luchar por estar en Segunda División en el próximo curso deportivo.

Sin embargo, es también el motivo de que los aficionados se marchen de viaje a Barcelona. El corazón les dice siempre que su Efesé gana, pero además con la mente también creen factible que los de Alberto Monteagudo puedan hacer un buen partido y que la suerte les acompañe.

Se han llenado hasta el momento cuatro autobuses y queda toda la jornada de hoy para retirar entradas y para reservar plaza en el desplazamiento a la ciudad Condal. Hay itinerarios de todo tipo, porque habrá gente que se marche en tren o en coche y algunos directos en avión. Diferentes formas de llegar, pero una sola forma de animar. Hasta el final. Van con la idea de planificar el siguiente viaje y si no puede ser despedir al equipo tras un año intenso que ha tenido momentos malos, pero muchos buenos.

Ainhoa Ortiz. Abonada «Yo tengo confianza plena en todos los jugadores y en que estaremos en la última ronda» Alejandro Hueso. Abonado «Ni kilómetros, ni exámenes. Ahora lo único que importa es estar animando al equipo» Juan Antonio Acosta. Abonado del club«Después del gol de Germán, creo que le toca a Arturo, aunque puede ser cualquiera» José Manuel. Ortiz Abonado«El Cartagena si sube, tiene que se sufriendo. Así que 1-2 y un gol al final de la prórroga» Sergio Peñafiel. Abonado «Hay que apurar las opciones y luchar hasta el último momento. Yo no me lo pierdo» David Llamas. Abonado del club«Tengo esperanza de pasar, pero si no se puede hay que despedir al equipo y abonarse» El plazo para apuntarse en el autobús o comprar la entrada acaba a las 20.00 horas Los seguidores creen que se sufrirá, pero que el equipo merece jugar por ascender

Ayer, los más jóvenes recordaban viejas anécdotas al sacar sus entradas para el sábado. No tienen edad para tantos kilómetros, pero han nacido en familias albinegras de las de toda la vida. Los momentos de victoria se recuerdan siempre. Se recuperan cada vez que se cumple años de una victoria o un ascenso, pero si se pierde y se estuvo allí tampoco se olvida.

«Txiki no te vayas, Txiki quédate». Eso es lo que sonaba en Huelva tras una derrota que se lloró, porque en el mejor año de los tiempos recientes, se acababan las opciones. Los aficionados demoraron la salida de los autobuses y a través de una verja hacían llorar al jugador catalán y emocionaban a muchos de sus compañeros. Huesca, Tarragona, e incluso Avilés. Ayer lo recordaban con la piel rizada y con ganas de marchar ya para tierras catalanas.

José Manuel Ortiz y su hermana Ainhoa se marcharon a tierras asturianas después de que el equipo perdiera 1-3 en el Cartagonova. Dicen que «al equipo no se le puede abandonar». Estuvieron en Alcoy y estarán en Barcelona, aunque han elegido dos formas de viajar. Él se marcha en coche. «Hay que gastar la última bala. Hablando del Cartagena siempre hablo con el corazón, aunque me lleve chascos. Siempre confío».

Con la cabeza también piensa que hay muchas opciones. «Un 0-2 o 1-2 y prórroga, porque somos de finales con agobio. Si ascendemos tiene que ser sufriendo y en el último momento, aunque sea con la mano y que no la vea el árbitro. El resultado más adecuado sería el 1-2». El que tocara el Alcoyano le ha parecido un elemento muy motivador. «Vas y sientes ese cosquilleo. El equipo gana jugando bien y eso queda. Incluso perdiendo vamos cuatro autobuses y eso que es largo y hay mucha gente que trabaja los sábados. El equipo ha vuelto a ser el de antes. El otro día entró un golito y a ver si en Barcelona entra uno rápido».

Su hermana no tiene miedo a hacer kilómetros en autobús e incluso ha convencido a una amiga para que se marche con ella a una excursión que espera que tenga un final de cuento de hadas. «Si marcan en los primeros veinte minutos cogerán confianza y también los aficionados. Yo siempre creo en el Cartagena. Hemos hechos muchos kilómetros con la familia y no me importa el ir en autobús. El autobús se aguanta por ver al equipo. Ni de broma me pierdo el partido, aunque me tenga que llevar los apuntes al viaje». «Yo sé que vamos a pasar y ya pienso en el siguiente desplazamiento sea en el campo que sea».

Sergio, también abonado y peñista, quiere apurar las últimas opciones. «Hay que apurar y luchar hasta el último momento. Hay pocas esperanzas, pero hay que luchar mientras se pueda». Irá en el autobús número cuatro y ya vivió recientemente esa maravillosa tarde de Alcoy. No le da pereza el ir en autobús y espera poder dormir.

Junto a él se apuntaba su amigo David, que desde los cinco años es aficionado del Cartagena. «Tengo esperanza de pasar y si no puede ser, al menos ver el último partido de la temporada del equipo. Confío en pasar, porque creo que podemos ganar. hicieron un buen partido el domingo. Faltó el gol, como en el resto de la temporada, pero confío que lleguen como en Alcoy. Pase lo que pase seguiré siendo socio y apoyando al equipo de mi ciudad». Estuvo también en las dos grandes citas de Alcoy y recuerda la victoria en Madrid ante el Castilla, entre otros muchos viajes.

Tanta o más ilusión tiene Juan Antonio Acosta. «Voy súper ilusionado, porque el equipo en el 'playoff' ha dado una cara muy buena, muy cerca de su mejor versión. Muy sólido en defensa, el centro del campo ha recuperado la magia y falta que se materialicen las ocasiones. Ojalá se repita lo de Alcoy porque en la ida se notó ese ambiente y ojalá se complete en Barcelona». Recuerda viajes desde muy pequeño y por tanto, antes de esa etapa en Segunda en la que llegó mucha gente joven al entorno albinegro. Va en el autobús. Los exámenes pueden esperar. «Compensamos estos días el tiempo que voy a estar fuera, pero no podía perderme el desplazamiento. No he pensado en quién puede dar el pase, pero una vez roto el gafe de los delanteros con el gol de Germán, esta semana le toca a Arturo.

Alejandro también tiene claro lo más importante. «Vamos a animar porque creemos que se puede y se va a remontar. Me perdí el viaje a Alcoy porque estaba fuera, pero este no me lo pierdo. Confío en el equipo y en la afición. No importan los kilómetros y los exámenes no importan, solo importa el Cartagena». Ilusión a raudales por un sueño que sigue vivo.

Más

Fotos

Vídeos