El club regala la entrada a todos los aficionados que fueron a Vigo

Jesús Álvaro y Hugo Rodríguez llevan dos amarillas; si ven una el domingo, se perderían la ida de una hipotética tercera eliminatoria

R. S.CARTAGENA

El Cartagena tiene claro que la fidelidad se tiene que premiar de alguna manera. En el partido disputado en el Cerro del Espino, la directiva albinegra tenía disponibles 870 entradas y dio prioridad a los aficionados que viajaron a Sevilla y a La Línea para sacar sus entradas. Esta vez, los beneficiados son los 150 hinchas que recorrieron más de 2.000 kilómetros para ver en directo la eliminatoria de ida contra el Celta de Vigo B, que terminó 0-0. Todos ellos, como recompensa, podrán entrar gratis a la final de este domingo ante el filial gallego. De superarla, el Efesé estaría de nuevo a 180 minutos de regresar a Segunda División, tras la oportunidad desperdiciada contra el Rayo Majadahonda.

Las entradas están a la venta desde hace una semana al precio de 5, 8 y 10 euros para los abonados, en función de la zona del campo; para el público en general entrar al Cartagonova saldrá por 10, 12 o 15 euros, según sea en Fondos, Lateral o Tribuna. Al igual que los aficionados que fueron a Vigo, los niños menores de 14 años (y que tengan carné) también pueden pasarse por las oficinas y recoger su 'billete' sin pagar nada. Si alguno de los hinchas que cruzaron España ya las compró anteriormente, pueden ir de nuevo al estadio y se les devolverá el dinero, informó ayer el Cartagena. La Federación de Peñas completó dos autobuses y otros viajaron por su cuenta en coche y en avión.

En cualquier caso, los abonados tienen reservada su localidad hasta el jueves a las 20 horas. Las sobrantes se pondrán a la venta a partir del viernes. La oficinas del club estarán abiertas en horario ininterrumpido de diez de la mañana a nueve de la noche. De momento, el club no ha dado ninguna cifra.

Ramírez entrena al margen

En otro orden de asuntos, el equipo entrenador por Alberto Monteagudo regresó ayer a los entrenamientos. Fue en el Cartagonova, a puerta cerrada, y en la sesión trabajó al margen del grupo Óscar Ramírez. El lateral derecho sufre una lesión muscular de grado I en el abductor de su pierna derecha. Se lesionó el pasado 27 de mayo, en el calentamiento de los jugadores en el Cerro del Espino. Iba a salir de titular y notó un pinchazo. Hugo Rodríguez ocupó su posición. Tampoco llegó a tiempo al encuentro del pasado domingo en Barreiro, y esta vez le tocó a Dani Abalo ejercer las tareas de carrilero.

El defensa catalán, de 34 años, renovó recientemente su contrato hasta junio de 2019. El equipo descansa hoy y volverá al trabajo el miércoles. En el club esperan que Ramírez consiga llegar a tiempo a la final contra el Celta B.

Mientras, lo que es seguro es que Monteagudo podrá contar con el resto de sus futbolistas, al margen del lesionado Cristo y de Sergio Jiménez, que le cayeron cuatro partidos por su expulsión en Majadahonda. El Comité de Competición desestimó el recurso presentado por el club, que está a la espera de que el de Apelación se pronuncie para ver si el de Los Belones puede estar disponible para una hipotética tercera ronda. Jesús Álvaro y Hugo Rodríguez tienen dos tarjetas amarillas y están a solo una de cumplir sanción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos