Cinco motivos para soñar

Owusu, en primer plano, camina cabizbajo mientras Cordero habla con el atacante Drazic, en el partido del pasado domingo en Barreiro. Al fondo, Moisés da instrucciones a Mejías./LOF
Owusu, en primer plano, camina cabizbajo mientras Cordero habla con el atacante Drazic, en el partido del pasado domingo en Barreiro. Al fondo, Moisés da instrucciones a Mejías. / LOF

Al Cartagena se le atragantan los filiales, pero al Celta B le costó hacer daño; Monteagudo tiene artillería arriba para superar la eliminatoria en el Cartagonova. El Efesé ha marcado en 15 de los 20 partidos en casa; el filial celeste sumó 22 puntos de 57 lejos del estadio de Barreiro, con solo 16 goles a favor

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Ya no vale de nada echar la vista atrás. Ha llegado la semana más decisiva de la temporada. El Cartagena tendrá que preparar a conciencia la eliminatoria de vuelta contra el Celta de Vigo B, tras el 0-0 del pasado domingo en Barreiro, y que va a determinar si el equipo se ha ganado o no el derecho a seguir adelante. Hay dudas. Muchas. Y también certezas. Unas invitan a pensar mal; otras, a mantener la esperanza. Nadie mejor que el Efesé sabe lo duros que son los filiales en un césped amplio y rápido como el del Cartagonova: Betis B, Las Palmas Atlético, Córdoba B y Granada B ya rascaron algo en sus visitas, al igual que el Barcelona B el año pasado. Pero hay motivos de peso para soñar con el pase a la fase final del 'play-off' de ascenso.

Primero porque, indudablemente, ya nada podrá ser tan duro como el varapalo recibido en Majadahonda, ese que dejó al conjunto albinegro a medio minuto de Segunda División por un gol en propia de Míchel Zabaco. Esa barrera psicológica ya la ha superado la plantilla. Lo demostró el pasado domingo en Vigo, el primer partido después del mazazo: Barreiro no es una plaza sencilla y el Efesé logró mantener con vida la eliminatoria, a pesar de que el resultado es un arma de doble filo. El equipo compitió ante un rival crecido: los de Rubén Albés, a diferencia de los chicos de Monteagudo, afrontaron el encuentro en dinámica positiva; ganaron al Marbella en la tanda de penaltis, con el subidón de autoestima que eso supone.

Levantarse y competir

No es nada fácil levantarse de ese golpe y competir. El Cartagena lo hizo. Mientras hay vida hay esperanza, y a eso se tiene que agarrar el equipo y la afición. El discurso ha cambiado en solo siete días y eso es una realidad. Se acabó rebobinar una y otra vez las ocasiones desperdiciadas en el Cerro del Espino. De lo contrario, el Efesé no hubiera demostrado esa entereza mental en Vigo. Monteagudo no quería sustos que tocaran la moral de sus futbolistas, y abrochó el resultado. «Lo de Majadahonda nos ha unido más. Nadie quiere llevar ese recuerdo dentro para el resto de su vida, y por eso lo vamos a dar todo. Hay que destacar la entereza y la calidad futbolística y humana del vestuario. Hemos estado enteros», indicó el manchego tras el empate a cero.

Para tenerlo claro

1
En Barreiro se superó la barrera psicológica, tras el mazazo recibido en Majadahonda con el gol en propia puerta
2
Aketxe y Rubén Cruz suman juntos 25 goles. Hay pegada arriba suficiente para ganar el domingo
3
La afición no ha fallado en las grandes citas y se ha rozado el lleno. Es la hora de romper el mal fario en casa
4
Hay seguridad en la defensa y el equipo no encaja tanto: 3 en los últimos 8. Antes no era tan eficaz
5
En Barreiro se taparon las virtudes del Celta B; no hubo pasillos interiores ni posibilidad de avanzar

Con el equipo mentalizado al 100%, se puede sacar la eliminatoria adelante. Esta vez sí va a competir en igualdad de condiciones, porque el 'palo' en Majadahonda es historia. Además, Monteagudo va a poder contar con todos los futbolistas para el domingo, salvo la ya conocida sanción de Sergio Jiménez y la lesión de larga duración de Cristo. Óscar Ramírez tiene toda la semana para terminar de recuperarse, y Rubén Cruz ya participó unos minutos en Barreiro. En el caso de no estar operativos, en el Efesé hay futbolistas que pasan por un gran momento de forma, y que son capaces de sacar la situación adelante.

Mucha pegada

Es el caso de Cordero, el de mayor regularidad en la fase de ascenso. Es un muro en el doble pivote, recupera infinidad de balones y hace buena cualquier pelota suelta en el centro del campo. También pasa por un buen momento la defensa, Pau Torres no olvida rescatar al equipo y arriba está la misma pólvora que pasó por encima del Rayo Majadahonda en casa, sobre todo en la primera parte: Aketxe trabaja como el que más, Ruibal mejora cada día y Hugo ha demostrado oficio en las últimas semanas. A todos ellos les falta, eso sí, pisar un poco más el área. En el banquillo también hay soluciones: Gaspar sería una muy buena opción en la banda o de enganche. Lo demostró en la idea de la eliminatoria de campeones. Su experiencia está ahí y es un arma a tener en cuenta.

Hay que recordar que el Cartagena ha sido líder por su enorme pegada y facilidad para ver portería. Esa virtud está ahí, al igual que los 25 goles que suman juntos Rubén Cruz y Aketxe. En el Cerro del Espino tuvieron sus ocasiones y no vieron puerta, mientras que en Barreiro hubo pocas opciones, también por la necesidad de no encajar. Lo normal es que en casa Monteagudo le dé una vuelta al once, y recupere ese punto ofensivo para someter al rival.

Al Efesé no le queda otra que someter en vez de contener al Celta B: con el 0-0 hay que hacer goles. Hay que mostrar esa imagen de equipo dominador, que tiene la pelota y destroza al contrario a base de centros al área, ya sea de sus extremos o de sus laterales reconvertidos en carrileros. El Cartagena sabe hacerlo. Marcarle dos al filial gallego no es una quimera. En los 20 partidos disputados esta temporada en casa (entre Liga y fase de ascenso), los de Monteagudo han visto puerta en 15 ocasiones. Ahí queda en los números, con 53 goles a favor y solo superados por el Extremadura en el grupo IV. La filosofía del club es salir a morder al adversario, con el cuchillo entre los dientes, y eso le dio el liderato y el triunfo frente al Rayo Majadahonda (2-1).

El apoyo de la afición

La afición del Cartagonova también tendrá mucho que decir para superar la eliminatoria. Su apoyo será determinante para decantar el partido a favor del Cartagena. No suele fallar en las grandes citas y en los dos últimos partidos (ante Rayo Majadahonda y Écija) siempre estuvo ahí, rozando casi el lleno y superando los 10.000 espectadores.

La directivos del club, Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis, son conscientes de que el aliento de la 'Efesemanía' puede decantar la balanza. En las últimas semanas hubo recibimiento al equipo, mosaicos en la grada, globos y confeti a la salida del túnel de vestuarios. Es la oportunidad de quitar los fantasmas del pasado que asocian el Cartagonova al mal fario en las citas históricas.

Otro punto a favor del Efesé es que al Celta B le cuesta un mundo encontrarse cómodo fuera de casa. Lejos de Barreiro, los de Rubén Albés solo han sumado 22 de 57 puntos posibles en la liga regular, con tan solo 16 goles a favor en 20 partidos, incluida la vuelta en el municipal de Marbella.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos