El césped experimenta una «clara mejoría», aunque será resembrado dentro de un mes

Aspecto actual del terreno de juego del Cartagonova, en una imagen tomada ayer. / la verdad
Aspecto actual del terreno de juego del Cartagonova, en una imagen tomada ayer. / la verdad

Los mimos de las dos últimas semanas han hecho que la pradera recobre su buen aspecto para recibir a Logroñés y UCAM

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El Cartagena por fin podrá jugar dos partidos seguidos en un campo decente, después de que el arduo trabajo llevado a cabo por los técnicos municipales durante las dos últimas semanas haya posibilitado que el césped del estadio municipal Cartagonova experimente «una clara mejoría», según fuentes de la Concejalía de Deportes. La pradera se deterioró mucho en agosto, cuando las temperaturas se dispararon y el calor más apretó. Y además un hongo infectó la hierba cinco días antes del debut liguero ante el filial del Granada, lo que hizo que el campo presentara un lamentable estado en la primera jornada. Aquella imagen recordó a las que se vivían cada mes de septiembre antes de que el pasado otoño, por fin y con una inversión cercana a los 200.000 euros, se instalara un nuevo césped en el recinto de Benipila. Saltaron las alarmas, claro.

Pero estos tres partidos seguidos a domicilio en Don Benito y Huelva, curiosamente en campos convertidos también en auténticos patatales, han dado un respiro a la hierba. Se ha regenerado y la superficie ha recuperado su habitual buen tono de la pasada campaña. Nunca antes estuvo tan bien el terreno de juego del Cartagonova como en el último ejercicio. Fue una alfombra. Ahora no lo es, pero ha mejorado bastante. Aún está mal la zona más pegada a la tribuna, donde la visera provoca una sombra que al césped le sienta fatal. Además, las lluvias del fin de semana tampoco han ayudado a que el color verde gane al marrón en esa zona.

Pero la sensación generalizada es que en los dos partidos de esta semana, ante Logroñés y UCAM, aguantará mucho mejor de lo que lo hizo el pasado 25 de agosto ante el Granada B. Para el viernes y el sábado, eso sí, hay previsión de lluvia. Si finalmente cae agua a final de esta semana, obviamente sería un problema de cara al encuentro del domingo ante el conjunto murciano.

A mediados de octubre se plantará una nueva semilla, salvo que hubiera que jugar la tercera ronda de Copa

Petición del Jumilla

Con todo, los técnicos aseguran que dentro de dos semanas, cuando el Almería B visite Cartagena en la sexta jornada (30 de septiembre), el césped habrá recuperado todo su esplendor y estará como la temporada pasada. Pese a ello, a mediados del mes de octubre se hará la habitual resiembra de cada otoño, algo que no afectará al campo del mismo modo que perjudicaba antes, cuando la hierba plantada en el año 88 respondía muy lentamente cuando se plantaba una nueva semilla.

Esa resiembra está prevista para la semana del 15 al 20 de octubre, tras el partido del día 14 ante el Melilla y con tiempo de sobra para que el césped brote con fuerza antes de la cita del día 28 con el Atlético Sanluqueño. Pero queda pendiente hasta saber si el Cartagena supera este miércoles al Logroñés en la segunda ronda de Copa del Rey (a partido único) y avanza hasta la tercera eliminatoria. Esa tercera ronda, la última antes de que entren en liza los equipos de Primera División que están en competiciones europeas, se sortea este mismo viernes y se disputa el miércoles 17 de octubre. Si el Efesé pasa y juega en casa, la resiembra se tendrá que posponer a la primera semana del mes de noviembre.

Y a todo esto, en el club cartagenero recibieron ayer una llamada del Jumilla en la que se planteó la posibilidad de que el partido del próximo 23 de septiembre, que en principio tiene que disputarse sobre el impracticable terreno de juego del Uva Monastrell, pase a celebrarse en el Cartagonova, con lo que el partido de la segunda vuelta (que será el 10 de febrero) se jugaría en tierras jumillanas. En el club jumillano necesitan un plazo de 20 días para mejorar su deteriorado césped y eso pasa por sacar del Uva Monastrell el encuentro ante el Efesé. Paco Belmonte, dueño del conjunto albinegro, ha pedido a los dirigentes del Jumilla que esperen a que pase el partido de mañana ante el Logroñés para darles una respuesta.

Si el Cartagena acepta, los de Gustavo Munúa, que vienen de jugar tres veces seguidas fuera de casa, encadenarán ahora cuatro partidos consecutivos ante su afición, contra Logroñés (mañana), UCAM (este domingo), Jumilla (día 23) y Almería B (día 30). Los técnicos municipales entienden que la hierba del recinto de Benipila está preparada para soportar esa carga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos