A Ceballos le sale caro un café

Ceballos (de espaldas) y Kike Márquez se abrazan tras marcar un gol cuando jugaban juntos en el Cádiz, en 2014. / La Voz de Cádiz
Ceballos (de espaldas) y Kike Márquez se abrazan tras marcar un gol cuando jugaban juntos en el Cádiz, en 2014. / La Voz de Cádiz

El excapitán del Efesé fue el viernes a La Manga Club a saludar a su amigo Kike Márquez y un empleado del Extremadura llamó a la Guardia Civil en cuanto apareció por allí

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

En la denuncia que el Extremadura UD ha presentado ante el Departamento de Integridad de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) por el presunto intento de compra del partido del pasado domingo entre el Efesé y el Extremadura, también se incluye una supuesta participación en el asunto de Juan Carlos Ceballos, capitán del Cartagena hasta el pasado mes de enero y quien se vio envuelto en febrero, cuando ya militaba en el Jumila, en una operación contra el amaño de partidos mediante apuestas ilegales que acabó con sus dos cabecillas, Jonan García e Iván Moreno, en prisión. Según la información publicada ayer por 'El Mundo', Ceballos habría contactado con varios futbolistas de la plantilla del Extremadura, excompañeros suyos, para ofrecerle dinero a cambio de dejarse perder en el Cartagonova.

El defensa catalán, afincado en el polígono residencial Santa Ana de Cartagena y que acaba de quedar libre tras acabar su contrato con el Jumilla, negó ayer estas acusaciones y explicó que el viernes por la noche, como suelen hacer muchos futbolistas, fue al hotel de concentración del Extremadura, en La Manga Club, para charlar un rato con su amigo Kike Márquez, uno de los mejores futbolistas del equipo de Almendralejo y con quien coincidió en el Cádiz en la temporada 2013-14. Tomó un café con él tras la cena de jugadores y técnicos del equipo extremeño y también saludó a Candelas y Airam Cabrera, con quienes compartió vestuario en el Cartagena y en el Cádiz, respectivamente.

Ceballos contó ayer a través de su cuenta de Twitter que fue a La Manga Club «a saludar a un gran amigo y un gran profesional» y relató que «por allí se paseaban jugadores y técnicos» del Extremadura. Así, Ceballos añadió que «si alguien me vio allí con él [con Kike Márquez] y se monta sus historias, no es mi problema, ya que sé que no intenté nada y él también». Kike Márquez, por su parte, corroboró la versión ofrecida por Ceballos. «Siempre es bonito que vaya a verte un excompañero, que con el tiempo se convierte en una buena amistad. Lo mejor es no entrar al trapo», escribió el atacante del Extremadura en Twitter.

Llega la Guardia Civil

A los empleados del hotel les sorprendió que poco después de la llegada de Ceballos se personara también una pareja de agentes de la Guardia Civil, que patrullaban por la zona del Mar Menor. Y es que un empleado del Extremadura llamó a los agentes y los recibió en el vestíbulo del hotel. Les dijo que quería denunciar la presencia de Ceballos allí y que sospechaba que estaba intentando amañar el partido del domingo. Los agentes tomaron nota, pero no se acercaron a los futbolistas y ni siquiera identificaron a Ceballos. Es más, ni él ni Kike Márquez supieron que la Guardia Civil había estado allí hasta el día siguiente, cuando un futbolista del Extremadura se lo contó a Márquez.

Además, fuentes consultadas por 'La Verdad' señalan que hay jugadores del Extremadura que afirman que Ceballos habría hablado con alguno de ellos durante la semana y que les habría ofrecido dinero por dejarse perder, aunque no precisaron si esas presuntas ofertas las hizo en nombre del Cartagena o en el suyo propio, para apostar y ganar una buena cantidad de dinero. Estas mismas fuentes afirman que hay capturas de pantalla y audios de WhatsApp que lo prueban. Ceballos lo niega rotundamente. «Es muy fácil sacar mi nombre después del anterior revuelo y la noticia era fácil, pero no voy a dejar a nadie que diga lo que quiera. Y menos, cuando es falso», afirmó ayer el excapitán del Efesé.

La foto con Vigueras

Por otro lado, fuentes del Cartagena, además de negar todas las acusaciones, indicaron a 'La Verdad' que «hubo personas vinculadas al Extremadura que durante la semana llamaron a jugadores nuestros» y pusieron el foco en la foto que se hicieron el pasado miércoles, en un pub de Madrid, Luis Oliver y Manuel Franganillo, presidente del Extremadura, con Joaquín Vigueras, agente de Rubén Cruz, Moisés, Benito y Ruibal, jugadores del Efesé. Vigueras se queja de «que quieran manchar mi imagen con esta falsedad» y apunta que «esa foto llega después de cerrar la operación que lleva a Sergi Guardiola del Córdoba, tras encontrarnos en el pub con Bertín Osborne. En esa reunión solo se habló del Córdoba, del Getafe y del contrato de Guardiola», defiende Vigueras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos