El Cartagena renueva al alza a Jesús Álvaro hasta 2020 para evitar que se vaya al Córdoba

Jesús Álvaro./FC Cartagena
Jesús Álvaro. / FC Cartagena

La entidad blanquiverde estaba dispuesta a pagar su cláusula de rescisión, de 200.000 euros, pero Paco Belmonte se movió rápido y evitó la fuga del lateral canario

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Iba a ser el 31 de enero más tranquilo de los últimos años. «Está todo cerrado, tanto entradas como salidas. No habrá más movimientos y damos por terminado este mercado», aseguró categóricamente Paco Belmonte, dueño del Efesé, unos minutos más tarde de las 13.00 horas. Fue en el acto de presentación del extremeño José Gaspar, quinto y último refuerzo blanquinegro en este fértil mes de enero. Pero directivos y aficionados del Cartagena se llevaron un buen susto durante la sobremesa, que al final quedó en nada, pero que pudo haber significado un auténtico terremoto. Porque uno de sus mejores jugadores, el lateral canario Jesús Álvaro, estuvo muy cerca de abandonar la disciplina albinegra.

Todo acabó cerca de las 18.00 horas, cuando el Cartagena anunció la renovación de Jesús Álvaro hasta el 30 de junio de 2020 a través de sus diferentes cuentas en redes sociales. La ampliación de contrato del lateral izquierdo fue fulgurante y se acordó en un tiempo récord, después de que el Córdoba mostrara a mediodía su firme intención de pagar la cláusula de rescisión del tinerfeño, de 200.000 euros, y hacerse con sus servicios.

Paco Belmonte reaccionó rápidamente, ofreciendo al futbolista una importante subida de sueldo y la extensión por una temporada más del contrato, que antes terminaba en 2019 y ahora acabará en 2020. Además de elevar el salario del lateral de Icod de los Vinos (Tenerife), también se incrementa su cláusula de rescisión, que ahora pasa a ser de 300.000 euros. Jesús Álvaro, tentado por una oferta de 150.000 euros anuales hasta 2020 y la posibilidad de jugar en Segunda A tras muchos años en Segunda B, rechazó finalmente la propuesta del Córdoba y aceptó la renovación que el Cartagena le puso sobre la mesa.

Los representantes del futbolista estuvieron ayer en Córdoba, preparados por si Luis Oliver pagaba la cláusula y lo contrataba

«Imposible no seguir creyendo en este proyecto e intentar mejorar el presente y futuro de todos. Gracias por seguir apostando por mí, Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis. A seguir remando en la misma dirección, que es la correcta para lograr objetivo», escribió el futbolista en su cuenta de Twitter tras hacerse oficial que se queda.

La cosa iba en serio, sobre todo desde que el pasado lunes el club que ahora lidera Luis Oliver, polémico empresario navarro que en 2003 dejó al Cartagonova FC al borde la desaparición tras unos pocos meses de calamitosa gestión, anunciara a los representantes de Jesús Álvaro que estaba dispuesto a pagar los 200.000 euros de la cláusula de rescisión del lateral canario y ficharlo para las dos próximas temporadas y media. El Córdoba está a ocho puntos de la permanencia y Oliver, recién llegado, ha llevado a cabo una revolución en la plantilla para buscar una milagrosa remontada en lo que resta de campeonato.

Horas delicadas

Estaba tan caliente el asunto que los dos agentes del futbolista estuvieron ayer en Córdoba, negociando los términos del contrato en el caso de que el club blanquiverde abonara la cláusula y Jesús Álvaro decidiera cambiar de equipo. Hubo algunos momentos bastante delicados en la jornada de ayer, aunque cerca de las 17.00 horas el futbolista habló con Belmonte y le confirmó que aceptaba su oferta de renovación y se quedaba. Poco después llegó el anuncio oficial. Y el personal respiró por fin con tranquilidad. «Gran futbolista y mejor persona. Un tipo de los que merecen la pena. Vamos a seguir creciendo juntos. Gracias por la confianza, Jesús Álvaro», escribió el dueño del club en su cuenta de Twitter para zanjar un día más movido de lo previsto.

Jesús Álvaro, de 27 años, es uno de los mejores laterales zurdos de Segunda B y en el Cartagena es un fijo en las alineaciones desde que llegó en el verano de 2015, procedente del filial de Las Palmas. De hecho, ya suma 95 partidos en el Efesé.

El club mantiene la confianza en Lillo, técnico del filial

El Cartagena B encajó una abultada y dolorosa derrota el martes en Sangonera contra el filial del UCAM (5-0) que agrava su crisis y le deja a tres puntos de la salvación. Los jóvenes pupilos de Juan Lillo solo han ganado un partido en las diez últimas jornadas y se están complicando mucho la vida. Son antepenúltimos, con 22 puntos, a tres de La Unión, el equipo que marca la zona de permanencia. A pesar de la mala dinámica del filial albinegro, Paco Belmonte aseguró ayer que el puesto del entrenador, el cartagenero Juan Lillo, no corre «ningún peligro». Explicó que «no tenemos ningún problema con Lillo y no es un tema de entrenador, sino de que los chicos han entrado en una mala dinámica». Añadió que «se han hecho dos o tres refuerzos y creo que con los futbolistas que tenemos podemos salvar la categoría en Tercera División».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos