Carmona: «Yo confío»

Carmona acaba de robarle el balón a Fernando Martín y emprende su carrera hacia la portería, el 24 de mayo de 2009.
Carmona acaba de robarle el balón a Fernando Martín y emprende su carrera hacia la portería, el 24 de mayo de 2009. / J.M. Rodríguez / AGM

El héroe de Alcoy cree que el «0-0 de la ida no es un mal resultado, ni mucho menos». En el octavo aniversario del ascenso, el balear confiesa que en un futuro le gustaría volver al Efesé. «Sería especial y un reto ilusionante», reconoce

FRANCISCO J. MOYACartagena

Año agridulce para él. Acaba de terminar su mejor temporada en lo personal desde su última campaña en el Cartagena, aunque ha bajado a Segunda. Ha marcado 8 goles en 25 partidos con un Sporting que finalmente no ha podido evitar su descenso. Desde el año del ascenso en Alcoy, cuando acabó con 11 dianas, no hacía tantos goles Carlos Carmona (Palma de Mallorca, 1987). Hoy empieza sus vacaciones en Barcelona, justo el día en el que se cumplen ocho años de su mágica jugada en el Collao, aquella que Juan Pablo acabó de la mejor manera y cambió para siempre la historia del fútbol cartagenero. Este aniversario es especial, ya que dentro de cuatro días la historia se repite. El Alcoyano recibe al Cartagena con un ascenso en juego, aunque entonces subía seguro uno de los dos y ahora el premio es pasar a las semifinales y soñar con estar en la final de la promoción de ascenso.

«Todos los recuerdos de aquel día y de aquella temporada son bonitos. Mantengo un grupo de whatsapp con Armando, Eloy y Viyuela y hablamos todos los días. Desde que se supo que jugaban otra vez Alcoyano y Cartagena no hablamos de otra cosa. A todos nos ha vuelto a despertar sentimientos y todos deseamos que el Cartagena vuelva ya a Segunda, el sitio mínimo en el que tiene que estar, por club, afición y ciudad. Yo confío en que vamos a pasar a la segunda eliminatoria. El 0-0 no es mal resultado, el equipo jugó bien el domingo y cualquier empate con goles sirve para clasificarse. Yo estoy convencido de que se puede lograr el objetivo y que hay nivel en la plantilla para pensar en superar dos eliminatorias más y jugar el año que viene en Segunda A», indica Carmona.

Ojalá vuelva al Cartagonova en unos meses, defendiendo la camiseta del Sporting. Ese hipotético escenario es idílico. «Ya volví con el Recreativo y con el Barça B y cuando recuerdo el cariño de la gente y cómo me ovacionaron se me ponen los pelos de punta. En ningún sitio, salvo en Gijón, he sentido ese cariño. Tengo dos años más de contrato con el Sporting. Ya llevo cinco años en Gijón y por mi cabeza no pasa otra cosa que seguir aquí. Así que sería muy bonito jugar la próxima temporada en el Cartagonova con el Cartagena», cuenta el atacante balear.

LAS FRASES Carlos Carmona Héroe de Alcoy «Hay nivel en la plantilla para pasar esta ronda y superar dos eliminatorias más. Estoy convencido» «Han pasado ya 8 años y nosotros lo conseguimos después de 21 seguidos en Segunda B. El Cartagena se merece volver a Segunda»

¿Y volver algún día al Efesé? «Ahora mismo no me lo planteo, porque además sería una falta de respeto hacia el equipo en el que llevo cinco años y con el que tengo contrato en vigor. Pero más adelante sí que te digo que sería muy bonito y un reto que me ilusionaría. Volver a un sitio en el que has sido tan feliz y te sientes tan querido sí que sería especial», contesta Carmona, quien cumplirá 30 años este mes de julio. «Físicamente estoy mejor que nunca y mis sensaciones a nivel personal durante esta temporada han sido muy buenas, tanto con Abelardo como con Rubí», confiesa.

Volviendo al histórico gol de hace ocho años, Carmona detalla cómo fue aquella jugada que duró siete segundos. Fue el tiempo que transcurrió entre el robo de balón a Fernando Martín y el momento en el que la pelota entró en la portería defendida por Maestro. «Estábamos con uno menos y Mariano Sánchez estaba lesionado. Si íbamos a la prórroga, no teníamos opciones de salir vivos de allí. Ellos estaban volcados al ataque y al ver que el lateral pasaba al central inicié la carrera para presionarle porque él estaba de último hombre. Cuando le robé la pelota, eché a correr y solo pensaba en llegar cuanto antes a la portería. Cuando me salió el portero, vi que venía por la derecha Juan Pablo y se la di, porque estaba solo para empujarla y había que asegurar ese gol. Daba igual quien lo marcara. Había que marcarlo», recuerda el actual jugador del Sporting de Gijón.

Carmona señala que esa tarde es «la más especial de mi carrera junto a la del ascenso a Primera con el Sporting, en el Benito Villamarín». Aún recuerda «cómo se me pusieron los pelos de punta» cuando el padre Turpín, capellán del club ya fallecido, soltó aquello de «¡Carmona es Dios!» en la ofrenda a la Caridad del día después del ascenso. «Desde que terminó el partido en el Collao, todo fue maravilloso. Recuerdo cuando el padre Turpín dijo aquello en la iglesia y fue muy emocionante. Los dos días siguientes están llenos de recuerdos inolvidables y ojalá aquello se pueda repetir. Han pasado ya 8 años y nosotros lo conseguimos después de 21 seguidos del club en Segunda B. Yo creo que el Cartagena se merece ya volver a Segunda».

Quique Rivero confesó la semana pasada que había visto mil veces repetido el gol de Juan Pablo. Carmona no debe andar lejos de esa cifra. «Me lo pongo muchas veces, tanto en buenos como en malos momentos. Es verdad que lo he visto un montón de veces y me sigo emocionando. También veo mucho las fotos de aquel ascenso. Estos días me han vuelto a mandar un montón. En todas salgo hecho un desastre [se ríe], con una tirita colgando de la barbilla. En la primera parte el lateral me dio un codazo y tuvieron que darme dos puntos», cuenta.

El mallorquín pone en valor la calidad de aquella plantilla que subió de la mano de Paco Jémez. «Vas mirando la trayectoria de cada uno desde aquel ascenso y te das cuenta de que éramos un equipazo. Algunos hemos llegado a Primera y otros muchos han jugado en Segunda. Desde la portería hasta el último delantero teníamos un equipo muy compensado. Y los dos entrenadores, Fabri y Paco Jémez, son muy buenos», opina Carmona, quien siempre tiene un recuerdo para uno de los mejores amigos que ha hecho en el mundo del fútbol, el tristemente malogrado Miki Roqué. «Era un jugador buenísimo y su futuro estaba en Primera División. Me han contado que por fin este verano van a ponerle su nombre a una puerta del estadio Cartagonova. Ya era hora. Es lo mínimo que se merece él y su familia», defiende Carmona.

De la plantilla actual, «solo conocía a Óscar Rico, con quien estuve en Cartagena el año antes del ascenso y que se fue en enero al Mérida. Luego, he jugado contra algunos en Segunda, por ejemplo contra Arturo cuando él estaba en el Córdoba». También conoce, de enfrentarse a ellos en su etapa en el Tenerife, a Cristo y Rivero. Y también ha jugado contra Óscar Ramírez y Juanlu Hens. «Tienen muy buen equipo y la pena es que han estado todo el año primeros o segundos y al final han perdido fuelle. Lo bueno es que todavía tienen opciones y el resultado de la ida no es malo, ni mucho menos», dice.

Este domingo, el mallorquín estará muy atento a lo que suceda en Alcoy. «Parece que no lo van a dar por la tele. Si no lo puedo ver, estaré pegado a la radio. Va a ser un partido duro, porque es un campo difícil y he visto que el Alcoyano ha hecho una temporada muy buena como local [solo ha perdido un partido y ha sido el cuarto mejor equipo de la categoría en casa]. Pero el Cartagena tiene muy buena plantilla y puede pasar la eliminatoria. Yo confío», insiste Carmona.

Fotos

Vídeos