FC Cartagena

Mario Fernández: «En mi cabeza solo tengo el ascenso»

El santanderino Mario Fernández, ayer, en el césped del Cartagonova, tras ser presentado como nuevo portero del Efesé. / Pablo Sánchez / AGM
El santanderino Mario Fernández, ayer, en el césped del Cartagonova, tras ser presentado como nuevo portero del Efesé. / Pablo Sánchez / AGM

El guardameta promete aportar «experiencia y seguridad» en la portería del Efesé. El de Santander ha jugado 8 temporadas en el fútbol profesional y viene de ser suplente en el Osasuna y en el Rayo Vallecano, tras triunfar en el Racing

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Mantenerse en el fútbol profesional es el deseo de todo jugador, pero muy pocos lo consiguen. Mario Fernández (Santander, 1988) es uno de esos afortunados que ha logrado estabilidad en la elite del fútbol profesional: concretamente, ocho temporadas entre Segunda y Primera y en grandes clubes como el Racing de Santander, el Osasuna y el Rayo Vallecano. Ahora, el nuevo portero del Efesé dará un paso atrás en su carrera, regresando a Segunda B, con el objetivo de consolidarse en la «complicada» portería albinegra, explicó el manager general del club, Manuel Sánchez Breis, sabedor de que no es una posición nada sencilla. No en vano, han pasado muchísimos guardametas por el Cartagonova y solo unos pocos lograron dejar huella y triunfar después fuera de la ciudad.

En el club están convencidos de que Fernández está «sobradamente preparado para un reto ambicioso y exigente» como el del Cartagena, con el ascenso de categoría como meta. Al santanderino, presentado ayer, le viene por delante un curso importante en su carrera profesional: con 30 años y tras dos borrado del mapa (solo 14 encuentros entre Osasuna, con lesiones incluidas, y Rayo Vallecano), en el conjunto albinegro puede revalorizarse, coger impulso y volver a destacar como cuando era el abanderado de un Racing en horas bajas, moribundo por los descensos de Primera al infierno de Segunda B en cuestión de nada. Él vivió todo ese proceso, desde canterano hasta ser capitán.

En Cartagena, él mismo confirmó que se sentirá mejor, al ser «una ciudad tranquila, con una afición que vive mucho el fútbol pese a ser de Segunda B y estar muy lejos de mi casa». Para él, fichar por el Efesé (por dos temporadas) «no es dar un paso atrás, porque éste es un proyecto serio y bueno» desde que llegaron Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis y pusieron al club al día. Su «único objetivo» dijo que es «ascender y tener los minutos» con los que no ha podido contar en Pamplona y Vallecas, donde logró subir a Primera. «He tenido la suerte de vivir tres ascensos en las últimas cinco temporadas; ojalá sume otro», dijo, en compañía de su representante y Breis.

«Munúa transmite buenas sensaciones; lo conozco poco pero es una persona cercana»«Rivero me habló bien del club; quiero que la defensa esté cómoda conmigo»

Halagos a Munúa

Fernández viene con ganas de revalorizarse en el conjunto albinegro. «Tengo ganas de sumar minutos, de demostrar que puedo estar bien. He trabajado a gran nivel pese a no haber tenido minutos. Quiero encontrarme bien y ayudar al equipo», señaló, en referencia a la alta competitividad que se encontró en el Osasuna y en el Rayo Vallecano. Allí coincidió con otros guardametas como el italiano Sirigu y el exmurcianista Alberto García, que estuvieron por delante y le arrebataron la titularidad.

El entrenador Gustavo Adolfo Munúa confía en él para que sea el teórico portero titular del Cartagena: fue una petición expresa del uruguayo, tras observarlo en varios partidos y descartar a otros candidatos de la lista que le ofrecieron en el club. El santanderino reconoció que las negociaciones «llevaron unos días», pero ambas partes cerraron el acuerdo la semana pasada. «Lo poco que lo conozco [al técnico charrúa] me ha dado la sensación de ser una persona muy cercana con los jugadores. Me ha transmitido muy buenas sensaciones, también en las charlas que le da al equipo. Todos estamos a gusto con él y su manera de trabajar es muy buena», comentó Fernández, quien no pudo debutar el pasado lunes en el amistoso contra el Granada: sin apenas rodaje, Munúa prefirió reservarlo para más adelante.

«Al final, que Munúa haya sido portero hace que en esta posición entienda mucho más que otros entrenadores. Estoy seguro de que eso nos ayudará. Nos corregirá cosas, lógicamente», añadió el nuevo portero sobre el charrúa, que antes de dedicarse a los banquillos estuvo durante más de una década en el élite del fútbol europeo: jugó bajo los palos en el Deportivo de la Coruña, en el Málaga, en el Levante y en la Fiorentina, entre otros.

Fernández no lo tendrá fácil para hacerse con la titularidad; a la misma vez que él ha llegado el guardameta João Costa. El joven portugués, de 22 años y cedido por el Oporto, llega avalado por Iker Casilla, a quien tuvo de compañero. Costa y el santanderino parten con las mismas posibilidades de ganarse la confianza de Munúa. «Nos vamos a ayudar el uno al otro, aprenderemos mutuamente. Es un chaval al que le gusta entrenar mas de la cuenta, como a mí. Nos vamos a llevar muy bien», aseguró al respecto.

Los consejos de Rivero

El ex de Racing, Osasuna y Rayo se decantó por el Efesé gracias, en parte, a la recomendación del exalbinegro Quique Rivero: el centrocampista de Cabezón de la Sal jugó aquí durante dos temporadas antes de marcharse al club de El Sardinero. «Me dijo que es un buen lugar». Fernández, por último, prometió a los aficionados dar la talla. «Voy a transmitir experiencia, ganas, rapidez y seguridad. La clave es que la defensa esté cómoda, que sepa que detrás estoy ahí. Ayudaré en todo lo que pueda. Hay muy buen equipo. Lo único que tengo en la cabeza es ascender».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos