Bengalas, botellazos y carreras antes del encuentro en los alrededores del estadio

Policías identificando a varios aficionados en la Rambla./J. M. R. / AGM
Policías identificando a varios aficionados en la Rambla. / J. M. R. / AGM

La Policía evitó una pelea entre ultras de ambos equipos en Soldado Rosique y los incidentes se saldaron sin heridos ni detenidos

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Ultras del FC Cartagena y del Marbella FC se enzarzaron en un lanzamiento de botellas y bengalas una hora antes del comienzo del partido en el Cartagonova, en unos incidentes que no llegaron a mayores gracias a la rápida intervención de una veintena de efectivos de la Policía Nacional. Todo comenzó cuando los hinchas del equipo malagueño, que llevaban varias horas bebiendo en los bares de la Alameda, iban a subir el puente de Soldado Rosique. Por la acera opuesta aparecieron algunos radicales del equipo local y comenzaron los insultos y las amenazas.

Según testigos presenciales, empezaron a tirarse botellas de cristal que cogían de unos contenedores. Y eso provocó el pánico entre los aficionados locales que iban ya subiendo el puente, a pie o en coche, camino del estadio. El altercado no duró más de cinco minutos, aunque sí que hizo saltar las alarmas entre los agentes de la Policía Nacional. De hecho, la rápida intervención policial hizo que los implicados en la trifulca huyeran del lugar. Solo se pudo identificar a una decena de ellos. Lo mejor es que no hubo que lamentar heridos. Los agentes levantaron acta de lo ocurrido y los hechos están siendo investigados para esclarecerlos.

En otro orden de asuntos, el presidente ruso del Marbella, Alexander Grinberg, estuvo en el Cartagonova, aunque declinó sentarse en el palco. Recién salido de la cárcel, vio el choque desde la grada, algo muy poco frecuente en un dirigente que casi nunca acude a los partidos que juega su equipo fuera de Marbella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos