Belmonte presentará una queja ante el Gobierno regional por el trato de la emisora pública

Paco Belmonte saluda en la puerta del estadio a Felipe Moreno, dueño del Leganés, antes del partido del sábado.
/Vicente Vicéns / AGM
Paco Belmonte saluda en la puerta del estadio a Felipe Moreno, dueño del Leganés, antes del partido del sábado. / Vicente Vicéns / AGM

Un tuit del jefe de Deportes «colma el vaso» y el dueño del club denuncia «una continua persecución hacia la afición del Cartagena»

F. J. M. CARTAGENA

El dueño del FC Cartagena, Paco Belmonte, anunció ayer que este miércoles presentará una queja formal por escrito ante el Gobierno de la Comunidad Autónoma y la Asamblea Regional por «una continua persecución hacia la afición del Cartagena» y «un trato parcial continuado en el tiempo» del jefe de Deportes de la emisora pública regional, Paulino Ros. La gota que «colma el vaso» de la paciencia del presidente albinegro llegó ayer tras la publicación de un tuit de Ros que indignó a la masa social albinegra y, por supuesto, a sus dirigentes.

Ros escribió en su cuenta de Twitter: «El derbi: gol fantasma, pésima gestión del aforo del Estadio y trato vejatorio al aficionado visitante». Teniendo en cuenta que todos los medios que cubrieron el derbi coincidieron en que el Cartagena-Murcia del pasado sábado fue el más sano y deportivo de la historia, las reacciones no se hicieron esperar. Y casi todas fueron negativas. La más vehemente fue la del director general del Efesé, Manuel Sánchez Breis. «Con la misma libertad que escribes imbecilidades te diré que eres una vergüenza para el medio que representas. Aficiones TOP. No estás al nivel», le espetó Breis a Ros. En el Cartagena aclararon que la queja se centrará en el trato del citado Paulino Ros.

'La Verdad' se puso anoche en contacto con el jefe de Deportes de 'Onda Regional de Murcia', Paulino Ros, quien alegó que «yo soy periodista, esto no es Corea del Norte, uno se puede expresar con total libertad y mi deber es informar y opinar. Yo me ratifico en todo lo que quise expresar con ese tuit, que no es otra cosa que hubo tres mil personas menos en el Cartagonova que en el derbi del pasado mes de marzo y que el cartel del partido fue vejatorio para muchos aficionados del Murcia. Además, ninguna de las dos directivas estuvo a la altura y su empecinamiento hizo que solo fueran a Cartagena 500 seguidores del Murcia». Finalmente, Ros aseguró que «los dirigentes del Cartagena están en su perfecto derecho de quejarse ante quienes quieran y yo asumiré lo que mis jefes decidan».

Fotos

Vídeos