La misma base y un ataque nuevo

Óscar Ramírez deja atrás a Cucurella en el encuentro del pasado sábado ante el Barça B./LOF
Óscar Ramírez deja atrás a Cucurella en el encuentro del pasado sábado ante el Barça B. / LOF

Ocho jugadores tienen contrato en vigor y además el club podría renovar a Rivero, Gonzalo, Llorente, Cristo y Ceballos

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El Cartagena apostará este verano por repetir la fórmula del pasado. La idea de Paco Belmonte es volver a mantener una buena base de la actual plantilla e intentar partir con ventaja con respecto a la mayoría de rivales, que cambiarán casi al completo sus equipos y partirán de cero. El año pasado fueron once los futbolistas que se mantuvieron en la plantilla dirigida por Alberto Monteagudo, quien por cierto tiene contrato hasta 2019 y cuya continuidad en el banquillo está absolutamente garantizada. Y curiosamente esa cifra podría casi repetirse ahora, ya que hay ocho futbolistas con contrato en vigor y otros cuatro tienen ya encima de la mesa una oferta de renovación del club albinegro.

Vayamos por partes. Los cuatro defensas titulares están renovados desde marzo. Óscar Ramírez, Moisés, Míchel Zabaco y Jesús Álvaro tienen un compromiso firmado con el Efesé y volverán a formar la zaga de referencia del conjunto de Monteagudo en el próximo curso. En el caso de Jesús Álvaro, en su contrato hay una cláusula especial por la que podría marcharse a un equipo de Segunda A si le llega una oferta antes de que empiece la pretemporada. Él quiere seguir en Cartagena y no se plantea jugar en otro club de Segunda B, pero habrá que estar atentos a lo que pueda pasar con el mercado de laterales izquierdos de Segunda A.

Con contrato
Limones, Marcos, Óscar Ramírez, Moisés, Zabaco, Jesús Álvaro, Sergio Jiménez y Arturo.
Pueden renovar
Rivero, Llorente, Gonzalo, Ceballos y Cristo.
No siguen
Germán, Sergio García y Juanlu Hens.
Cedidos que vuelven a sus clubes
Isi Ros, Juan Antonio Ros y Artiles.

Limones y Arturo tienen contrato hasta 2018. Ninguno de los dos ha vivido su mejor año, pero son casos distintos. El meta de Daimiel seguirá, salvo sorpresa, ya que es el segundo capitán, cuenta con la simpatía de un sector mayoritario de la afición y en este 'playoff' se ha rehabilitado, dejando su portería a cero en tres de los cuatro partidos. Marcos, el portero suplente, también tiene un año más de contrato y seguirá siendo sub 23. Está por ver si lo cumple o si, por el contrario, Belmonte apuesta por traer a un portero de más caché para pelear por el puesto de titular con Limones.

En cuanto a Arturo, se trata de un caso delicado. Es uno de los jugadores más caros de la plantilla y su temporada ha sido muy decepcionante. Ha terminado con 7 goles y no ha marcado ni uno en los 19 últimos partidos de la temporada. Sobre él han recaído la mayor parte de las críticas de la grada y la sensación es que, a poco que el ariete cartagenero hubiera estado medianamente acertado de cara a portería, podría haber terminado el año con 15 o 16 goles.

Vendrá un ariete contrastado y es muy que posible que Belmonte fiche a un segundo delantero a lo largo del verano, con lo que el escenario que se abre solo le deja dos salidas a Arturo: quedarse como tercer delantero o negociar su finiquito, resolver su contrato y marcharse del Efesé. Lo segundo parece más probable que lo primero, aunque en ningún caso se trata de un asunto que se va a aclarar de un día para otro.

Luego, hay cuatro jugadores que terminan contrato y que Belmonte quiere retener a toda costa. De hecho, de manera más o menos formal, todos tienen ya encima de la mesa una oferta de renovación. Son Gonzalo Verdú, Rivero, Fernando Llorente y Cristo Martín. El reto es convencer a los cuatro para que se queden, aunque parece difícil. Rivero y Cristo son jugadores de Segunda A que llevan dos años en Segunda B. Ambos quieren regresar al fútbol profesional y si tienen la más mínima oportunidad, en forma de oferta, la van a aprovechar. En Segunda B, Rivero sí que podría seguir un año más en el Efesé. En cuanto a Cristo, tiene ofertas de Elche, Hércules, Murcia y Extremadura. Todos le pagan más de lo que ahora mismo le ofrece el Cartagena, pero esa aún no es una batalla perdida.

A Gonzalo Verdú también lo quiere el Hércules, que está pujando fuerte por él. Da la sensación de que el central cartagenero no se marchará del equipo de su tierra salvo que sea para jugar en superior categoría. Y para atarlo ya, Belmonte podría usar una fórmula similar a la empleada en el caso de la renovación de Jesús Álvaro. Mientras, Fernando Llorente ha sido el jugador que ha sostenido al Cartagena en la segunda vuelta con sus siete goles y, aunque en el tramo final de la Liga ha perdido protagonismo, en el club están muy contentos con su rendimiento y quieren que se quede. No obstante, Llorente es un jugador con cartel, en Segunda B y en el extranjero, y tendrá pretendientes este verano.

Por lo demás, está por ver cómo se resuelve el caso del capitán Ceballos, que apenas ha jugado durante la Liga pero ha completado un magnífico 'playoff' jugando como defensa central. El sábado en el Miniestadi lo hizo incluso, a muy buen nivel, como medio de contención. Porque lo demás está meridianamente claro. Los cedidos Isi Ros, Juan Antonio Ros y Artiles volverán a sus equipos de origen, UCAM, Celta y Las Palmas respectivamente. Y Germán, Sergio García y Juanlu Hens terminan contrato y no van a continuar en el Cartagena. Por último, hay que ver qué sucede con Guirao, que pertenece al Almería y se ha pasado todo el año lesionado. El Cartagena, tras romperse la rodilla por segunda vez, solicitó al club andaluz que prolongara su cesión hasta el 30 de junio de 2018. Y nada más se supo de aquello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos