Fútbol | FC Cartagena

«Si ascendiéramos este año, se podría quitar el concurso de golpe»

Belmonte posa para 'La Verdad', en la oficina del Cartagonova. / a. gil / agm
Belmonte posa para 'La Verdad', en la oficina del Cartagonova. / a. gil / agm

Tiene presupuestados los pagos y las cuentas del Efesé más saneadas; en lo deportivo Paco Belmonte considera que posee una plantilla más completa

MAITE FERNÁNDEZCARTAGENA

Duerme poco y desconecta menos, incluso cuando llega a casa. Pendiente del teléfono, porque le quedan temas por cerrar. Acaba de inaugurar la tienda oficial y observa a los aficionados disfrutar de las nuevas camisetas, antes de dedicar unos minutos a los lectores de 'La Verdad'.

Posa desenfadado para la cámara, mientras la gente que le ve le recomienda si sonreír o estar más contenido. Al presidente del Cartagena se le nota mucho el humor en el gesto y en estos días tiene esa sonrisita de un niño que está contento, pero que sigue tramando una sorpresa. Paco Belmonte lo pasó mal en el final de la temporada regular del pasado curso. Su gesto no es el mismo hoy, que el día que salió a atajar críticas y ratificar a Alberto Monteagudo. El rival del fin de semana será el mismo, porque este sábado empieza lo bueno.

Su trabajo en la parcela deportiva no ha terminado, pero las sensaciones son totalmente diferentes a la de aquella mañana de mayo. En este caso la herida no la cura el tiempo. La ha cosido subiendo el presupuesto, aumentando el nivel de exigencia y configurando un plantel que considera que tiene más nivel que el último. «Han pasado muchas cosas desde entonces. Era un momento malo, aunque luego vimos reaccionar al equipo. Soñamos con el ascenso, pero no pudo ser. Aquello no sirve ya de mucho, pero hemos analizado los errores para mejorar. Al final coges fuerza, te vienes arriba, te pones a planificar y estoy muy contento. Hay que reinventarse y creo que estamos con los deberes casi hechos y dando pasos adelante para que el míster tenga lo mejor posible para cuando haya que jugarse las habichuelas», indica Belmonte.

LAS FRASES «¿Arrepentirme de venir? Cada vez estoy más contento. Me parecía impensable cambiar tan rápido» «Nos falta sentarnos con Hacienda y buscar soluciones para estar preparados cuando llegue el ascenso» «No hablo del Murcia. El entorno se observa y se controla, pero nosotros tenemos que ir por nuestra línea recta» «Creo que tenemos una plantilla con más posibilidades y variantes, y ahora es clave empezar bien» «Los jugadores dicen que nunca les habían tratado como aquí. Vamos de cara y con una buena oferta»

Mira al futuro, pero aprende de los errores del pasado. «Hablar a posteriori es muy fácil. Se ha hablado mucho del mercado de invierno, de la mala racha, pero es muy difícil saber quién tenía la varita mágica para haber cambiado la situación...yo volvería a tomar las mismas decisiones. Vinieron los que pudimos, casi todos los que quisimos y al final se achacó a la falta de gol, pero fuimos de los más goleadores del grupo y nos echó un equipo que ha subido y por el valor doble de los goles. Son detalles. Sabemos que erramos en cosas y estamos corrigiendo. La crítica interna te hace crecer, lo mismo que un entorno crítico constructivo. Está claro que la experiencia te ayuda».

Cambio radical

Está feliz. Está donde quería estar y sus planes siguen según lo previsto. «¿Arrepentirme de venir?. Para nada. Cada día que pasa estoy más contento de haber cogido el club y de lo que hemos andando. Cierras los ojos y piensas en lo que había y lo que hay. Me parece impensable cambiar tanto en tan poco tiempo. No es un piropo gratuito. Lo dice el empresario, el aficionado y también en las instituciones. Hay ilusión, pero sobre todo mucho trabajo. Creo que estamos mucho más cerca del objetivo. En abril de 2015 el club no estaba preparado para asumir grandes retos. Dos años después se habla del Cartagena como una referencia en la categoría; por pagos, por lo deportivo. Nos sirve para mantener esa exigencia, rodearnos de los mejores y esperar que el fútbol nos traiga una alegría», comenta el presidente del Cartagena.

Lo económico es vital. Ya han pagado el mes de agosto y pusieron al día las cuentas del club con la Seguridad Social. Al final de la temporada tendrán que empezar a afrontar el tema del concurso de acreedores. «Es algo importante y los patrocinadores lo valoran. Está controlada la losa del concurso, que empezaremos a pagar al final de la temporada. Está planificado y se solventará sin ningún problema. Queda pendiente el tema de Hacienda que es crucial. Hemos llevado bien el proceso y hay que sentarse y buscar soluciones. Es lo único que queda pendiente para estar tranquilos y preparados para que cuando llegue el ascenso todo esté en orden».

Si llega antes, el panorama todavía sería más optimista. «Si llega el ascenso se puede quitar de golpe. No haría falta alargarlo tanto tiempo. Sería genial para nuestra planificación».

La dificultad extra del verano ha sido precisamente el desembolso económico que han hecho algunos clubes de la categoría. «Han aparecido clubes dispuestos a apostar fuerte y eso encarece al jugador, como cuando vas a la lonja a por pescado y hay alguien que está dispuesto a pagar por encima de su valor. Te obliga a adaptarte, sin cometer tonterías, a que si quieres determinados jugadores hay que gastar más. Presupuestariamente estamos haciendo un esfuerzo y es más alto que el año pasado. Si quieres estar con los mejores hay que hacer es un esfuerzo. De ahí a contratar con precios fuera del mercado, a entrar en todas las guerras o a volverte loco hay un abismo. Se trata de situar a la entidad con problemas dentro de diez meses o mantener el sentido común, hacer buenas negociaciones y un esfuerzo para poder pelear. Nosotros estamos más en la segunda línea», valora el murciano.

Precisamente se siente feliz por haber conseguido convencer a futbolistas que tenían otras ofertas mejores. «Los jugadores dicen que nunca les habían tratado como aquí. Somos un club cercano. Apelamos al sentimiento y al cara a cara. Convencemos por decir la verdad y con una buena oferta, pero es un punto que nos va bien y que hace que el futbolista se sienta comprometido y rodeado de una familia».

Belmonte sueña con su Cartagena en Segunda. Es competitivo. Fue atendido por los servicios médicos del Barcelona antes del encuentro del 'playoff', pero el lunes siguiente estaba ya planificando. Las piedras en el camino intenta aprovecharlas para seguir aprendiendo.

El tema Biel Ribas, ni tan siquiera le parece una piedra. «No me apetece hablar mucho porque es una operación más, que estás cerca de cerrar y hay un incumplimiento de palabra por parte del jugador y de su representante. Sin más. Me ha pasado más veces, igual que he firmado jugadores que estaban cerca de otros clubes. Fue inesperado y con malas formas. Estoy con Monteagudo y estoy contento porque hay un dicho que dice que si no te la hace a la entrada te la hacen a la salida. Es la sensación que me da. Respiro hondo y no quiero alguien así en mi equipo».

El portero se fue al Real Murcia, equipo al que Belmonte lleva meses sin nombrar. «No voy a hablar nada de esa entidad, porque no merece la pena. Tenemos que centrarnos en lo nuestro, en nuestra línea recta y lo demás no importa. Hay que observar el entorno y controlarlo, pero no entro en detalles».

Eso no quita para que el presidente asegure que se cuidarán los intereses de sus abonados de cara a los derbis que aguardan. «Las decisiones hay que tomarlas fuera de lo que incluso haría tu cabeza y tu corazón. Hay que aplicar el sentido común y así será. Que a nadie le quepa la menor duda de que las decisiones que tome el Cartagena sobre ese partido de la primera vuelta serán respetando a los abonados de unos y a los aficionados de otros».

Su mensaje a los que pronto serán 6.000 abonados, es optimista por los mimbres que tiene este equipo. «Creo que estamos hoy mucho más cerca del ascenso que en junio. Puede parecer una fanfarronada. Miras y creo que tenemos una plantilla con más posibilidades y variaciones que la del final de temporada. Es verdad que el grupo va a ser muy difícil y el camino es muy largo. Es vital empezar bien y competir, porque habrá campos muy difíciles como el del Ejido, Marbella o Linense. Creo que toca, pero hay que pelearlo».

Elabora lista de candidatos y le salen casi una decena. Sabe que no será fácil, pero lo que no se intenta es lo único que no se puede lograr.

Más

Fotos

Vídeos