Un asalto imprevisible

Paco 'El del 600' pasando por la puerta del Cartagonova, con aficionados esperando para comprar entradas, ayer.
Paco 'El del 600' pasando por la puerta del Cartagonova, con aficionados esperando para comprar entradas, ayer. / J. M. Rodríguez / AGM

El Cartagena, con la baja de Zabaco, afronta la ida de la segunda ronda del 'playoff' sin saber qué versión del Barça B va a encontrarse

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Están los chicos del Barça B buscando explicaciones a lo que les ha sucedido en las dos últimas semanas. Ellos, que han salido a casi tres goles por partido durante toda la Liga, solo han sido capaces de marcarle un tanto a la Cultural Leonesa en una eliminatoria que tiraron por el sumidero en el partido de ida. No se lo explican. Ellos, que eran los principales favoritos al ascenso, ahora tienen que bajar al barro y luchar por sobrevivir en el 'playoff' ante un renacido Cartagena, que tiene el respaldo de una afición volcada y de una ciudad ilusionada. El miedo pasó de largo. Ahora, la gente vuelve a creer en las posibilidades de su equipo. No es un panorama idílico, ni mucho menos, para el mejor filial de España, con permiso del Sevilla Atlético y el Valencia Mestalla.

El Barça B se la pegó contra la Cultural casi sin darse cuenta. Mientras tanto, el Cartagena tumbó al Alcoyano cuando nadie daba un duro por unos jugadores que durante siete meses lo hicieron casi todo bien, pero se desplomaron en las diez últimas jornadas sin previo aviso. El panorama para los albinegros era cualquier cosa menos idílico hace solo dos semanas. Muchos aseguraban que era absurdo jugar una promoción de ascenso en la que ni siquiera había opciones de pasar la primera eliminatoria. La mayoría pensaba que el Alcoyano era el claro favorito en la eliminatoria. Pero la realidad es que los albinegros apearon al cuadro alicantino dándose un festín en el momento más inesperado, en el sitio más querido y de la forma más imprevista, ganando en un fortín como el de El Collao y tumbando a base de firme defensa y acciones de estrategia al mejor estratega de la categoría, Toni Seligrat.

El fútbol es impredecible. Especialmente en Segunda B. Más aún en un 'playoff'. Esta película nunca tiene guión definido y el final siempre está abierto. Así las cosas, bien haría el Cartagena en no lanzar las campanas al vuelo tras el festival del domingo pasado en Alcoy o pensar que el Barça B viene de arriba hacia abajo. Porque no es así. El Barça B no está muerto. Es cierto que pocos campeones de grupo que son eliminados en la primera ronda son después capaces de levantar el vuelo, superan dos eliminatorias contra rivales que vienen de abajo hacia arriba y acaban subiendo. Pero ejemplos más o menos recientes existen. Lo hizo el Huesca de Tevenet. Y el Alcorcón de Anquela.

Además, como se ha encargado de recordar durante la semana Alberto Monteagudo, los chicos del Barça B juegan para llegar a Primera División y su objetivo difiere mucho del que tienen los hombres del Efesé, quienes juegan para llegar a Segunda A. «El Cartagena es un buen equipo que viene también con confianza tras eliminar el Alcoyano, que ha sido un oso duro durante todo el año en nuestro grupo. Es un equipo intenso, muy físico y que ahora ha arrastrado la confianza de toda una ciudad como es Cartagena con un campo grande en el que habrá una asistencia similar a la que hubo en León», ha dicho Gerard López, técnico del Barça B. Su obsesión es levantar anímicamente a los jóvenes futbolistas que dirige.

La peor noticia para el Cartagena es la baja de Míchel Zabaco, uno de sus tipos más fiables durante todo el curso. El central zurdo arrastra una lesión muscular y si fuerza podría romperse del todo. La idea es reservarlo para el partido de vuelta. En su puesto jugará Ceballos y, en principio, los demás serán los que vencieron el domingo en Alcoy. Hay dos buenas noticias: Sergio García y Cristo Martín están curados, aunque ninguno tiene ritmo de competición y están para jugar solo durante algunos minutos. En el filial azulgrana son baja el meta Suárez y el medio Xemi. Fali será el pivote de contención y arriba jugarán Alfaro, Perea y Cardona. Entre los tres suman 35 goles esta temporada.

Más

Fotos

Vídeos