Aitor Ruibal, que llevaba tiempo en la agenda albinegra, se une hoy al grupo

El futbolista cedido por el Betis ya está en Cartagena dispuesto a adaptarse rápido a sus compañeros y a lo que Monteagudo le pida

M.F. CARTAGENA

El aterrizaje en Cartagena del extremo Aitor Ruibal se produce en el momento de más euforia deportiva de la ciudad. El jugador cedido por el Betis llega para luchar por el ascenso, lo que prorrogaría su estancia en el club albinegro para una temporada más a jugar en Segunda División.

Hoy trabajará con sus compañeros por primera vez en el campo de La Esperanza y el domingo podrá disfrutar del gran ambiente que se está generando en torno al partido.

El catalán viene para intentar ayudar al equipo en el 'playoff', pero ya estaba en la agenda albinegra de cara a la próxima temporada. «Nos gustaba ya del año pasado. Ya nos marcó entonces y cuando llegó la lesión de Cristo nos pareció que nos puede echar un cable para conseguir el objetivo», explicó ayer Manolo Sánchez Breis.

El responsable albinegro no cree que la plantilla va a tener problemas con el nuevo integrante. «Aquí el mister es justo y a todo el mundo lo trata igual. Pondrá a los que crea que puedan ayudar más a conseguir el objetivo».

No podrá debutar el domingo por la sanción que arrastra de su expulsión ante el Murcia, pero sí disfrutará del ambiente de una grada que presentará una gran imagen.

809 entradas

Las peñas piden que la afición acuda con la camiseta o vestidos de blanco o negro y con bufandas para que el ambiente sea todavía más favorable. Además, piden que los abonados que no vayan a usar las entradas de la promoción las cedan para estar más cerca del lleno. Ya solo quedan localidades del sector del Fondo Norte Bajo. Concretamente habrá hoy a la venta 809 entradas. El club detalló que se han vendido 4.397, hay 817 de protocolo, han dado al Ayuntamiento por convenio 1.320 y tienen 6.971 abonados.

Sánchez Breis se mostró orgulloso de la ilusión que se ha generado. «Estamos orgullosos de los que vendrán y de los siete mil que ya estaban viniendo. Solo les podemos pedir que vengan con mentalidad optimista y con ganas de echar un cable. Que sean buenos y se dejen la garganta, porque con ellos será más fácil conseguir el objetivo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos