Agria resaca en el Romano

Moisés pugna con Álex Bernal en una jugada del segundo tiempo. / LOF

El Cartagena acusa el esfuerzo de Talavera y cae en un mal partido ante un Mérida superior Cordero y Chavero se lesionaron en el primer tiempo y Aketxe y Moisés fueron expulsados en el segundo; Mustapha destrozó a los albinegros

JAVI LAIRADOMÉRIDA

A la novena, cayó el Cartagena. El equipo albinegro, tras seis victorias y dos empates en los ocho primeros partidos del curso, perdió ayer su condición de invicto en el Estadio Romano de Mérida, donde el conjunto local fue muy superior y se quedó con los tres puntos con todo merecimiento. Como en los dos anteriores encuentros, ante Villanovense (0-0) y Talavera (0-1), los de Monteagudo no chutaron a portería en los 90 minutos reglamentarios. El gol del Efesé, anotado de falta directa por Hugo Rodríguez, llegó en el tiempo añadido en el único acercamiento visitante a la meta de Felipe Ramos en toda la tarde.

1 Mérida AD

Felipe Ramos; Iván Pérez, Santi Villa, Aguza, Javi Chino; Chema Mato, Álex Bernal, De Dios; Esparza (Kiu, minuto 52), Mustapha (Selu, minuto 85) y Hugo Díaz (Javi Gómez, minuto 64).

1 FC Cartagena

Pau Torres; Ceballos, Jesús Álvaro, Moisés, Josua Mejías; Adama (Moussa, minuto 67), Cordero (Poley, minuto 27); Hugo Rodríguez, Chavero (Sergio Jiménez, minuto 46), Cristo Martín; y Aketxe.

El detalle
El Cartagena, con ocho goles encajados, es el equipo más goleado de los once primeros clasificados. Salvo en La Condomina ante el UCAM (0-2) y frente al Villanovense (0-0), ha recibido goles en todos los partidos de Liga.
Goles
1-0. Minuto 56: Álex Bernal. 2-0. Minuto 80: Javi Gómez. 2-1. Minuto 90+: Hugo Rodríguez.
Árbitro
Artacho Cobo (colegio andaluz). Expulsó por doble amonestación a los visitantes Aketxe (minuto 67) y Moisés (minuto 69). También vio amarilla por los cartageneros el capitán Ceballos. Además, mostró cartulinas amarillas a los locales Chema Mato, Mustapha, Aguza y Javi Gómez.
Incidencias
Estadio Romano de Mérida. Unos 3.000 espectadores.

El bajón en el juego de los blanquinegros en esta última semana ha sido más que evidente. Ya se vieron síntomas preocupantes ante el Villanovense (en Liga) y contra el Talavera (en Copa). Lo de ayer confirma que hay que resetear el disco duro y volver al punto de partida. Es un gran equipo este Efesé, pero en Segunda B no basta con ser superior y tener más calidad que tu rival. Si no le pones intensidad y no estás conectado al partido desde el primer minuto hasta el último es muy complicado sumar de tres en tres. Y es imposible puntuar si te enfrentas a otro buen equipo, como es el Mérida.

Es el Cartagena un señor equipo. Conviene remarcarlo por si alguien no se da cuenta de la magnitud de la victoria del Mérida en la tarde de ayer. Pocos clubes se han reforzado mejor y con más cabeza en este verano que los de Alberto Monteagudo, que no conocían aún la derrota en Liga. Hasta ayer. Porque ayer, el equipo romano decidió subirse a la ola de un Álex Bernal en gran forma para imponerse en un choque en el que, cierto es, el rival notó desde el principio el cansancio de su clasificación copera, prórroga mediante, del miércoles pasado en Talavera de la Reina.

Fue la primera parte una mitad típica en la categoría. Centrocampismo, equipos con más miedo a verse por debajo que ansia de buscar el gol, delanteros a los que se les ve más en apoyo a mediapuntas y exteriores que dentro del área... El Cartagena daba sensación de empaque una vez pasada la línea de media. De poderío, de clase. Sobre todo, en el tramo central de esta primera mitad, el equipo de Monteagudo se adueñó de la posesión y, abriendo mucho a Hugo Rodríguez en banda derecha y a un poderoso Jesús Álvaro en la izquierda, movía la pelota de una banda a otra buscando el desmarque ganador. No llegó, pero sí varios lanzamientos de esquina consecutivos que trasladaron la intranquilidad a la grada. Duró hasta que el Mérida consiguió asustar mediante Mustapha, que llevó de cabeza a Ceballos. Dos uno contra uno seguidos del extremo, que giró el partido hacia el otro campo, pero faltaba la traca.

Esta la encendió Álex Bernal. El centrocampista sevillano volvió a demostrar que se encuentra en estado de gracia, y un nuevo zurdazo suyo desniveló el marcador. Aprovechó las dudas instaladas en el doble pivote del Cartagena tras las lesiones de Cordero y Chavero, pisó esa zona en un saque de banda, como quién está por allí de paso, agarró la pelota, giró sobre sí mismo y su zurdazo reventó la red de Torres. Tras el gol, el Cartagena notó el cansancio del partido intersemanal. Además, las expulsiones casi consecutivas de Aketxe y Moisés terminaron de romper el partido. De Dios pidió galones tras cada recuperación de balón, y Nafti ordenó el recrudecimiento de la presión en campo contrario, lo que provocó varias recuperaciones en la salida de balón que terminaron por ahogar al rival.

Las ocasiones llegaban en cascada en este tramo. Un cabezazo de Mustapha al larguero; un disparo de Bernal semejante al gol, pero, en esta ocasión con su pierna buena, que detuvo fácilmente Torres; una buena jugada colectiva en la que Jesús Álvaro acabó cruzándose ante el buen disparo de Javi Gómez... El Cartagena había dimitido del choque, no podía más... Y el conquense Javi Gómez encontró el gol al fin. Un buen pase interior de Mustapha, que tuvo más peso en esta segunda mitad, llegó al punta, que tras regatear al meta rival, marcó a portería vacía. Un gol más y un estigma menos.

El Romano era una fiesta. Un ex, Hugo Rodríguez trató de poner emoción a los últimos segundos con una falta magistralmente sacada, que besó la red en el descuento, pero no hubo tiempo siquiera para la intranquilidad. El Efesé mordió el polvo.

Fotos

Vídeos