FC Cartagena

Adama, cedido al Inter de Boadilla, no encuentra su sitio en el Cartagena

Adama Fofana en el partido de la pasada temporada contra el Villanovense. / antonio gil / agm
Adama Fofana en el partido de la pasada temporada contra el Villanovense. / antonio gil / agm

Su buena pretemporada parecía garantizarle una ficha en el primer equipo en su cuarto año en el club, pero al final se va «para rodarse»

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El centrocampista costamarfileño Adama Fofana, de 22 años, tampoco jugará este curso en la primera plantilla del Cartagena. Tal y como adelantó hace unos días 'La Verdad', dos equipos madrileños del Grupo I, el San Sebastián de los Reyes y el Internacional de Madrid, eran los que más interés estaban poniendo en lograr la cesión del joven futbolista africano, quien tiene contrato con el Efesé hasta 2020. Y ayer se hizo oficial su salida a préstamo, por una campaña, al Internacional de Madrid, un equipo con sede en Boadilla del Monte y que acaba de ascender a Segunda B por vez primera en su corta historia. Eliminó al filial del Tenerife en la final por el ascenso.

El conjunto madrileño garantiza este año a Adama los minutos que no ha tenido en estas tres últimas temporadas en el primer equipo del Efesé (solo 304 repartidos en seis partidos). El mediocentro, que destacó muchísimo el pasado curso en Tercera con el filial albinegro (22 partidos y 5 goles en el equipo de Lillo), no podrá iniciar la Liga con su nuevo equipo, ya que aún tiene que cumplir cinco partidos de sanción que arrastra del pasado curso. Ocurrió que fue expulsado por agredir a dos jugadores del Águilas en el encuentro de la penúltima jornada del pasado campeonato, en Ciudad Jardín. Y le cayeron seis partidos de sanción. Aún le quedan cinco por cumplir.

El dato

304
minutos repartidos en seis partidos es el bagaje con el primer equipo de Adama Fofana en las tres temporadas que lleva en el FC Cartagena.

Según el acta de aquel partido entre el Águilas y el Cartagena B, en el minuto 34 Adama fue expulsado después de pegar a dos jugadores del equipo visitante «sin causar lesión, ponderándose como factor determinante del elemento doloso, necesario en esta infracción, la circunstancia de que la acción tenga lugar estando el juego detenido».

El futbolista alegó entonces que golpeó a los dos porque anteriormente había recibido insultos racistas. Según él, le dijeron «negro de mierda». Y por eso reaccionó violentamente. El caso es que no podrá debutar con el Internacional de Madrid hasta el 30 de septiembre, en la salida al campo de Las Palmas Atlético, correspondiente a la sexta jornada de Liga. En su nuevo equipo, Adama compartirá vestuario y además competirá por un puesto con el cartagenero Álvaro Muñiz, de 29 años y quien acaba de llegar al conjunto madrileño tras pasar la última campaña por dos equipos baleares, el Formentera y el Ibiza.

Sin fortuna

Lo cierto es que Adama Fofana, que llegó al club con 19 años en el verano de 2015 y ya tiene 22, no encuentra su sitio en el Efesé. Esta pretemporada había dado un gran nivel, especialmente ante el Granada en el Cartagonova. Y Gustavo Munúa, que viene de trabajar con una plantilla repleta de chicos jóvenes en el Fabril, estaba dispuesto a contar con él. Nivel tiene, pero es cierto que su experiencia en Segunda B se limita a los cinco partidos que le dio Alberto Monteagudo en el tramo inicial de la pasada campaña. Y, por eso, en el club han decidido que salga a otro equipo donde pueda acumular muchos minutos y «termine de rodarse», explica el director general de la entidad, Manuel Sánchez Breis.

El chico ha demostrado su potencial, pero lo cierto es que la suerte nunca le ha acompañado. El segundo año, tras una buena pretemporada, se lesionó a principios de septiembre y al final no tuvo ni una sola oportunidad en el primer equipo. Y el año pasado, cuando Monteagudo le dio carrete y estaba en su mejor momento, sufrió una grave lesión de menisco, tuvo que pasar por el quirófano y se pasó más de tres meses de baja. Para rematar tanto infortunio, cuando Monteagudo fue a tirar de él en el 'playoff', debido a la lesión de Cordero y la sanción de cuatro partidos de Sergio Jiménez por su expulsión en Majadahonda, se encontró con ese castigo de cinco encuentros por la roja que vio contra el Águilas. Si hubiera estado disponible, Adama habría sido titular con total seguridad en los dos partidos de la eliminatoria contra el Celta B y en los dos de la final por el ascenso ante el Extremadura.

Todo eso es pasado y ahora el objetivo de todas las partes es que Adama Fofana complete un gran ejercicio en tierras madrileñas y que el verano próximo vuelva al Cartagena para quedarse en el primer equipo, en Segunda o Segunda B, y convertirse en un futbolista que dé plenas garantías al cuerpo técnico. El pivote costamarfileño llegó en 2015 cedido del Leganés, pero en 2016 lo fichó el Cartagena, que se quedó con todos sus derechos en propiedad y le hizo un contrato hasta el 30 de junio de 2020.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos