7.340 albinegros ya tienen su entrada para ver al Cartagena

Kuki Zalazar, junto a Gaspar, en San Pedro./Pedro Martínez / AGM
Kuki Zalazar, junto a Gaspar, en San Pedro. / Pedro Martínez / AGM

La venta de localidades prosigue hoy, pero con precios y asientos liberados para cualquier interesado en acudir al choque del domingo

M. F.CARTAGENA

Tras el cierre del plazo de reservas para los abonados, el FC Cartagena ha vendido 7.340 localidades para el partido del domingo ante el Celta B. La venta prosigue con esos asientos ya liberados y elevando el valor que habrían pagado los socios por ellas. Además, las peñas recibirán al equipo en su llegada al estadio, a partir de las cinco de la tarde para darles ánimo.

En el buen ambiente confía el vestuario. Ayer, tras la sesión a puerta cerrada, el protagonista ante los medios de comunicación fue Kuki Zalazar. El joven uruguayo entiende fundamental el apoyo de los suyos en la grada. «La afición va a estar con nosotros desde el primer minuto. Creo que para conseguir la victoria nos hacen falta y que nos den el aliento cuando estemos cansados. Van a estar de diez como en el resto de la temporada».

Los fans harán su parte, pero ellos deben conseguir el resultado favorable ante un Celta B que vendrá a desarrollar su idea de juego. «Yo espero el mismo Celta que en la ida. Querrán tener la pelota. Hay que trabajar bien el partido ante un rival duro, pero tenemos capacidad de sobra para conseguirlo», advierte el joven jugador albinegro.

Reconoce que la semana de trabajo va bien y que la mente está 100% en el encuentro ante el filial gallego. Espera un partido bonito. «Sobre todo debemos quitarles la pelota, porque juegan muy bien. Creo que podemos quitársela y hacerles daño, porque no deja de ser un filial. Nosotros estamos acostumbrados a manejar el partido y sufrimos sin el balón, pero sabemos rehacernos» y añadió que «creo que fue un buen resultado y aquí con nuestra gente a ver si podemos darle la vuelta. Allí estuvimos bien plantados y el equipo supo a lo que jugaba, aunque ellos tuvieran más el balón. Tuvimos tres ocasiones, pero no se dio. Ahora hay que pensar en el domingo». Demasiado maduro para tener 20 años decía que le había tocado la parte amarga de no jugar en la segunda vuelta, pero a pesar de eso su estancia en el club es positiva.«Salgo de un filial de Tercera y me dan la oportunidad de venir a un Segunda B veterano. Es una experiencia muy grata que me va a servir para seguir aprendiendo». Aprendió hasta de su error en las redes sociales. «Aprendí y maduré. Me equivoqué y pedí disculpas a los de dentro y luego a la afición. Me queda mucho por aprender, pero ellos saben mi implicación y lo bien que estoy aquí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos